• Miembros de las fuerzas populares iraquíes enarbolan bandera de su grupo.
Publicada: martes, 22 de enero de 2019 11:15
Actualizada: miércoles, 23 de enero de 2019 3:17

El Movimiento de Resistencia Islámica de Irak atribuye las sanciones de EE.UU. contra la Resistencia al fracaso de los proyectos de Washington en Oriente Medio.

El presidente del Consejo Político de Harakat Hezbolá Al-Nuyaba, Sheij Ali al-Asadi, condenó el lunes la propuesta lanzada por varios congresistas estadounidenses para imponer más sanciones contra el movimiento.

“Las voces que se escuchan desde el Congreso de EE.UU. llaman a más sanciones contra el movimiento Hezbolá Al-Nuyaba, son la continuación de los planes que EE.UU. y sus subordinados árabes han ejecutado en la región”, afirmó, el alto responsable del grupo, para luego añadir que Hezbolá seguirá siendo firme en la defensa del “territorio sagrado” de Irak.

La semana pasada, la cadena saudí Al-Arabiya publicó una lista de los grupos de resistencia iraquí dependientes de Unidades de Movilización Popular iraquíes (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), explicando que el Gobierno de Washington había pedido a Bagdad que los desarmara.

Las voces que se escuchan desde el Congreso de EE.UU. llaman a más sanciones contra el movimiento Hezbolá Al-Nuyaba, son la continuación de los planes que EE.UU. y sus subordinados árabes han ejecutado en la región”, dijo el presidente del Consejo Político de Harakat Hezbolá Al-Nuyaba de Irak, Sheij Ali al-Asadi.

 

En esta lista aparecen la Organización Badr, liderada por Hadi al-Ameri, Kataib Hezbolá de Irak, Brigadas Abulfaz Al-Abás, Asaib Ahl Al-Haq, comandados por Qeis al-Jazali, y Harakat Hezbolá Al-Nuyaba, encabezado por Akram Abás al-Kabi.

Las milicias de Resistencia desempeñaron un importante rol en la derrota del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) y la liberación de las ciudades de Mosul (norte) y Ramadi (centro) y la provincia occidental de Al-Anbar.

El Gobierno de Bagdad ha alabado en reiteradas ocasiones la contribución de los combatientes de estos grupos en la lucha antiterrorista. Sin embargo, los países occidentales consideran a las Unidades de Movilización Popular iraquíes como una amenaza para sus propios intereses. En este sentido, un comandante de estas fuerzas populares acusa a EE.UU. de urdir un plan para asesinar a sus líderes.

mjs/rha/ask/mkh

Comentarios