• El presidente de Irak, Barham Salih, habla en una rueda de prensa en Teherán, la capital persa, 17 de noviembre de 2018. (Foto: IRNA)
Publicada: sábado, 17 de noviembre de 2018 11:07
Actualizada: sábado, 17 de noviembre de 2018 11:33

El presidente iraquí, Barham Salih, ha destacado que la victoria de su país frente a los terroristas se materializó con el pleno apoyo de Irán.

“Nunca olvidaremos el posicionamiento de Irán en nuestra lucha contra los terroristas. El país persa desempeñó un papel importante para derrotar al terrorismo”, ha indicado Salih en una rueda de prensa celebrada este sábado junto a su par iraní, Hasan Rohani, en Teherán (capital persa).   

El recién elegido mandatario iraquí ha llegado la jornada de hoy a Irán a fin de realizar una gira regional en el marco de los esfuerzos de Bagdad por fortalecer las relaciones bilaterales con los países vecinos.

Salih ha expresado, además, la determinación del nuevo Gobierno iraquí a estrechar las relaciones bilaterales con la República Islámica en diversos ámbitos, entre ellos, cuestiones políticas, económicas y culturales.       

Ha traído consigo un claro mensaje para el pueblo persa: “Bagdad concede gran importancia a la ampliación de sus relaciones con Teherán, pues estos lazos se enraízan en la historia de los dos países”, ha agregado Salih.

Nunca olvidaremos el posicionamiento de Irán en nuestra lucha contra los terroristas. El país persa desempeñó un papel importante para derrotar al terrorismo”, ha indicado el presidente iraquí, Barham Salih.  

 

Asimismo, ha destacado que la cooperación entre ambos países juega un papel determinante en cuanto al establecimiento de un “nuevo orden regional” que podría beneficiar a los intereses de todas las naciones de la región.

La semana pasada, el mandatario iraquí defendió las relaciones con Irán pese a las presiones de Estados Unidos y pidió a Washington que exima a Bagdad de las sanciones impuestas a Teherán. “Irán es un país vecino y nuestro interés radica en mantener buenas y estables relaciones con Irán”, declaró.

El pasado 5 de noviembre, EE.UU. reimpuso un segundo paquete de sanciones a Irán, las mismas que se habían levantado en virtud del histórico acuerdo nuclear de 2015 entre Teherán y el Grupo 5+1 (entonces integrado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania). El objetivo norteamericano es aislar a los sectores crediticios y del trasporte del país persa, y recortar a cero sus exportaciones petroleras.

Ante esta coyuntura, el premier iraquí, Adel Abdul-Mahdi, ha puesto de relieve que “Irak no participará en el régimen de sanciones”, ya que, ha destacado, no quiere “participar en agresiones a ningún país”.

myd/anz/ask/alg

Comentarios