• El canciller español, José Manuel García-Margallo
Publicada: jueves, 10 de septiembre de 2015 16:24

El canciller español, José Manuel García-Margallo, ha abogado este jueves por una reforma constitucional y una mejor financiación para Cataluña tras las elecciones del próximo 27 de septiembre.

El Gobierno desde el primer momento ha querido entablar un diálogo (tras las elecciones) que resolviese este problema. Y probablemente pasa por una reforma constitucional y un sistema de financiación autonómica diferente” dado que el actual es “injusto” con regiones como Cataluña, ha declarado Margallo en un encuentro con empresarios, políticos y periodistas en Barcelona.

El gobierno desde el primer momento ha querido entablar un diálogo (tras las elecciones) que resolviese este problema. Y probablemente pasa por una reforma constitucional y un sistema de financiación autonómica diferente, ha declarado el canciller español, José Manuel García-Margallo.

Además ha aseverado que esa reforma constitucional es “posible, viable y deseable” que incluya el respeto a la lengua y la cultura catalanas y la mejora del sistema de financiación.

De todos modos, “encajar el hecho catalán en términos constitucionales en la realidad hispánica” requeriría primero garantizar que existe “un consenso suficiente” en torno a que no habrá “ruptura” y que las modificaciones se canalizarán “por los procedimientos establecidos” en la Carta Magna, según el canciller español.

En cuanto al cambio del sistema de financiación para Cataluña, Margallo ha subrayado que esta mejora debería ceder la gestión parcial del IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas), los impuestos especiales sobre el alcohol y el tabaco y otras tasas, y reservar para el Estado central el impuesto de sociedades, el de Valor Añadido (IVA) y la parte restante del IRPF.

Finalmente, ha expresado su esperanza en que después de dichos comicios “las cosas se calmen y el resultado sea el que el sentido común determina, habrá que hablar”.

Hasta el momento, el gobierno de Madrid ha basado su política sobre Cataluña en el respeto a la legalidad, que impide la celebración de un referéndum de autodeterminación, y el rechazo a negociar una reforma constitucional exigida por la oposición socialista.

El pasado martes, el presidente catalán, Artur Mas, reiteró que las elecciones parlamentarias de la región autónoma de Cataluña prevista para el 27 de septiembre servirán para plantar las bases de un Estado independiente de España.

Artur Mas, el presidente regional de Cataluña

 

El 3 de agosto Mas firmó el decreto que llama a celebrar elecciones parlamentarias regionales el 27 de septiembre, unos comicios que se consideran un plebiscito sobre la independencia de esta región noreste de España.

En las anunciadas elecciones anticipadas se renovará el Parlament (Parlamento de Cataluña), con 135 escaños. El presidente catalán podrá poner en marcha su proyecto soberanista con 68 legisladores favorables.

Hasta el momento las encuestas señalan que la suma de candidaturas independentistas Juntos por el Sí (JS) y Candidaturas de Unidad Popular (CUP) obtendrá la mayoría de escaños en el parlamento regional tras las elecciones del día 27.

haj/ncl/rba

Comentarios