• La Iglesia española admite 220 denuncias de pederastia desde 2001
Publicada: sábado, 24 de abril de 2021 9:09

La Iglesia Católica de España reconoce que 220 sacerdotes españoles han sido denunciados por abusos sexuales cometidos contra menores desde hace dos décadas.

El secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Luis Argüello, detalló, en una rueda de prensa celebrada el viernes, que los sacerdotes denunciados se dividen en 144 diocesanos (clero secular) y 76 de órdenes religiosas (clero regular).

Argüello explicó que de las 220 denuncias procesadas desde 2001, unos 151 casos han sido ya resueltos y 69 siguen abiertos. Y concretamente, sobre estas últimas demandas en proceso investigativo precisó que 43 de ellas pertenecen al clero secular —conjunto de sacerdotes y diáconos que no realizan votos monásticos— y las otras restantes 26 al clero regular.

En su intervención ante los medios acreditados, el alto directivo religioso admitió que 54 eclesiásticos encubrieron los delitos, entre ellos más de una veintena de obispos y cardenales. Aun así, dijo que la Iglesia Católica española no tiene “intención de abrir una investigación” interna sobre las diócesis afectadas por estos casos de pederastia.

Los datos proporcionados por la Iglesia española salen a la luz después de la petición oficial de la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano, encargada de estudiar los casos de abusos que afectan a sacerdotes, realizada la semana pasada.

Tras defender el papel actual de la Iglesia española ante los abusos, Argüello acotó que España cuenta con 31 000 sacerdotes y que durante el período de los últimos 20 años, la cifra de los delitos equivale a solo 0.71 por ciento de curas implicados.

 

No obstante, manifestó que los obispos españoles están abiertos a colaborar con la Administración pública y la Fiscalía General del Estado “para poder abordar juntos este asunto doloroso en la sociedad española y poder contribuir” desde su “propia experiencia a la prevención de los abusos”.

Para concluir, el alto rango eclesiástico recordó que la Iglesia dio “un giro normativo” a partir de 2001, tras el escándalo de la pederastia en el clero de Estados Unidos.

De hecho, los casos de abuso sexual a menores cometidos por parte de algunos miembros de la Iglesia católica estadounidense han sido tan elevados que el propio papa Francisco tuvo que salir en su día a condenar los escándalos de pedofilia registrados en la curia de Estados Unidos.

La sociedad estadounidense conmocionada por estas revelaciones tan bochornosas vio cómo en julio de 2018, el cardenal y arzobispo emérito de Washington, Theodore McCarrick, fue destituido de su cargo por acusaciones de vejación sexual contra un adolescente.

krd/mkh