• El cardenal y arzobispo emérito de Washington, Theodore McCarrick.
Publicada: jueves, 21 de junio de 2018 0:57

El cardenal y arzobispo emérito de Washington, Theodore McCarrick, es destituido de su cargo por acusaciones de vejación sexual contra un adolescente.

En un comunicado difundido el miércoles, el cardenal Timothy Dolan de Nueva York (EE.UU.) explicó que su diócesis había recibido denuncias de supuestos abusos por parte de McCarrick, que se remontan a “más de 45 años”, según recoge el diario local The Washington Post.

McCarrik, agrega la nota, ha sido apartado de sus funciones debido a las acusaciones de abuso sexual que pesan sobre él, las cuales, tras una investigación interna, han sido consideradas “creíbles por el Vaticano”.

A su vez, el cardenal, de 87 años, ha negado en todo momento las acusaciones, que se remontan a los inicios de su carrera religiosa, cuando, hace casi 50 años, ejercía como cura en la Archidiócesis de Nueva York.

Expreso mi tristeza profunda y, en el nombre de la Iglesia, me disculpo ante todos los que hayan sido lastimados por uno de sus ministros”, afirma el presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, Daniel N. DiNardo, en alusión al cardenal y arzobispo emérito de Washington Theodore McCarrik, acusado de abuso sexual contra un adolescente. 

“Si bien no tengo el menor recuerdo de este supuesto abuso y creo en mi inocencia, lamento el dolor que ha sufrido la persona que presentó los cargos”, declaró McCarrick.

La Iglesia católica no ha indicado ni el año ni la naturaleza del presunto abuso y tampoco la edad o sexo de la persona acusadora. En este sentido, el portavoz de la Archidiócesis de Nueva York, Joseph Zwilling, dijo que la Iglesia no estaba siendo más específica “por respeto a la privacidad de la víctima”.

A este respecto, el presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, Daniel N. DiNardo, se disculpó la misma jornada, en un comunicado, por los supuestos abusos cometidos por el cardenal. “Expreso mi tristeza profunda y, en el nombre de la Iglesia, me disculpo ante todos los que hayan sido lastimados por uno de sus ministros”, afirmó.

La Iglesia católica se ve conmocionada una y otra vez por acusaciones de abusos. En América Latina, el caso más escandaloso fue el del exsacerdote chileno Fernando Karadima, de 81 años, sancionado en 2011 por el Vaticano a un retiro de por vida de sus funciones por los abusos cometidos entre 1980 y 1995.

fmk/anz/ask/rba

Comentarios