• Cataluña clausura el año más complicado en conflicto con España
Publicada: jueves, 28 de diciembre de 2017 17:32
Actualizada: jueves, 28 de diciembre de 2017 19:21

2017 ha supuesto la culminación del conflicto Cataluña-España. Tras un referéndum, Cataluña proclamó la independencia y medio Gobierno fue encarcelado y otra mitad huyó a Bélgica. El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, convocó elecciones.

Desde comienzos de año, la promesa de celebración de un referéndum vinculante fue constante. Aunque se buscaba negociado y pactado con el Estado, éste lo rechazó y persiguió, como ya hizo con la consulta del 9N de 2014.

El expresidente de la Generalitat, Artur Mas, y su equipo fueron inhabilitados y se multiplicaron las querellas contra líderes independentistas. La Generalitat, sin embargo, continuó firme hacia la autodeterminación.

Pocos días después del atentado en Las Ramblas, el independentismo culminó su hoja de ruta con la aprobación de leyes desconexión, ante la impotencia de los partidos unionistas.

Días antes del 1 de octubre, el Estado utilizó toda su maquinaria para impedir la votación. Varios altos cargos fueron detenidos, pero la Generalitat y la ciudadanía organizada posibilitaron el referéndum frente a la violencia de la policía.

Con el 90 % de votos a favor de la República, el independentismo esperó una mediación internacional que no llegó y tras el encarcelamiento de líderes sociales, proclamó finalmente la independencia.

El mismo día y a la misma hora, el Gobierno español aplicó el artículo 155 de la Constitución. Cesó al Gobierno de la Generalitat y convocó elecciones.

La mitad de los consejeros, con Oriol Junqueras a la cabeza, fue encarcelada y la otra huyó a Bélgica. Todos se volcaron a una campaña electoral excepcional, considerada ilegítima para los independentistas.

Las elecciones del 21 de diciembre han supuesto la culminación del año más complejo de las últimas décadas en Cataluña. Estos comicios excepcionales han dejado la victoria histórica de la fuerza unionista de Ciudadanos, pero al mismo tiempo la revalidación de la mayoría absoluta independentista en el Parlamento, un escenario difícil de gobernar que augura un 2018 también movido.

Oriol Puig, Barcelona.

xsh/mkh

Comentarios