• Independentistas de Cataluña caminan junto a un vehículo policial en Barcelona, capital, 10 de octubre de 2017.
Publicada: miércoles, 11 de octubre de 2017 1:58
Actualizada: viernes, 13 de octubre de 2017 12:34

La Comisión Europea (CE) rechaza internacionalizar el caso de la independencia catalana y deja la iniciativa al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

En respuesta a una solicitud hecha desde Cataluña al órgano ejecutivo de la Unión Europea (UE) para que medie en el caso, la CE enfatizó el martes que considera que es un asunto interno de España y prefiere dejar en manos de Rajoy cualquier posible solución.

“Es un asunto interno” y “pregunte al Gobierno español y al Gobierno catalán”, son las dos respuestas más repetidas en Bruselas en los últimos tiempos sobre el desafío independentista catalán del pasado 1 de octubre.

La respuesta inicial de Bruselas, a la espera de que el colegio de comisarios avale esa posición, es que no habrá tal mediación, a menos que se lo pida el Gobierno de Rajoy. “Esa posición no se ha movido ni un centímetro (…) España no está por la labor”, afirman fuentes consultadas en Bruselas.

Esta posibilidad, no obstante, es casi nula, pues el presidente del Gobierno de España aseguró la semana pasada al diario local El País que no pedirá de ninguna manera una mediación europea o internacional.

En una rueda de prensa celebrada el martes en Bruselas, capital belga, Alexander Winterstein, un portavoz comunitario, indicó que la CE considera “ilegal” el referéndum independentista celebrado en la comunidad autónoma de Cataluña, sita en el noreste de España.

En virtud de la Constitución española, el escrutinio no fue legal. Para nosotros, la Comisión, se trata de una cuestión interna de España que debe ser resuelto dentro del respeto del orden constitucional del país”, dijo Alexander Winterstein, un portavoz comunitario.

 

De igual modo, recordó que desde 2004, el Ejecutivo comunitario insiste en que un territorio que se independice de un Estado miembro del bloque regional quedaría de manera automática fuera de la Unión Europea.

“En virtud de la Constitución española, el escrutinio no fue legal. Para nosotros, la Comisión, se trata de una cuestión interna de España que debe ser resuelto dentro del respeto del orden constitucional del país”, repitió Winterstein.

En medio de la creciente tensión entre Madrid y Cataluña, 72 parlamentarios catalanes firmaron el martes una declaración que prevé un Estado independiente y soberano, mientras que el presidente catalán, Carles Puigdemont, intenta mantener abiertas las puertas al diálogo con el Gobierno de España, que se mantiene firme en impedir una posible separación de Cataluña.

Ante la posición de Cataluña, el Gobierno español podría, aplicando el artículo 155 de la Constitución, suspender la autonomía catalana y controlar la región desde Madrid. 

ask/hnb/nii/

Comentarios