• El jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán (OEAI), Mohamad Eslami, habla en un mitin.
Publicada: miércoles, 17 de abril de 2024 15:21

La República Islámica de Irán rechaza cualquier actividad nuclear que pueda perjudicar la interacción entre Teherán y la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA).

Así lo ha afirmado este miércoles el jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán (OEAI), Mohamad Eslami, en reacción a las recientes afirmaciones del director general de la AIEA, Rafael Grossi, sobre presuntas ambigüedades en el programa de energía nuclear de Irán.

En referencia a la ‘Ley de acción estratégica’ aprobada en noviembre de 2022 en el Parlamento iraní para responder a las sanciones de EE.UU., el funcionario iraní ha enfatizado que, si la otra parte no cumple con las obligaciones asumidas en virtud del acuerdo nuclear de 2015, Irán tomará medidas similares y, si lo cumplen, la República Islámica también cumplirá con su parte respecto a las cláusulas que implican ciertas restricciones.

Mientras tanto, Eslami ha destacado la presencia de inspectores de la AIEA en Irán y la buena interacción entre Teherán y la Agencia, anunciando que Grossi visitará el país en el futuro.

 

Ha explicado que los informes presentados por el jefe de la agencia nuclear de la ONU a la Junta de Gobernadores o al Consejo de Seguridad de la ONU tienen dos partes: la primera se refiere a los asuntos relativos al acuerdo nuclear, de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus partes en inglés), y la segunda, al acuerdo de salvaguardias y el Tratado de No Proliferación (TNP) nuclear.

Al destacar las buenas relaciones entre Irán y la AIEA en el campo de las salvaguardias y el TNP, Eslami ha señalado que en esta área, el proceso de la instalación de las cámaras de la Agencia Internacional de Energía Atómica y su monitoreo constante está en marcha, y la Agencia está al tanto de nuestras medidas, hasta la fecha.

Al respecto, ha declarado que existen unos 120 inspectores acreditados de la AIEA para el programa nuclear del país, algunos de los cuales están estacionados en Irán mientras que otros visitan las instalaciones nucleares del país de forma regular o sin previo aviso.

Irán y la AIEA están en una disputa provocada por la influencia israelí en el organismo y sus acusaciones contra las actividades nucleares pacíficas de Teherán. La agencia atómica de la ONU insistió en investigar lo que afirma ser “rastros de uranio” encontrados en “sitios nucleares no declarados” en Irán.

La disputa se convirtió en un punto de fricción en las conversaciones destinadas a revivir el acuerdo nuclear abandonado por Estados Unidos en 2018.

En 2019, Irán comenzó a revertir los límites que había aceptado en virtud de dicho nuclear. Entretanto, el Parlamento de Irán aprobó en diciembre de 2020 un proyecto de ley para obligar a Estados Unidos y a Europa a levantar las sanciones, ante la inacción de los signatarios del pacto nuclear para implementar este acuerdo.

msm/rba