• El director general de la AIEA, Rafael Grossi, en una rueda de prensa en Viena (Austria), 18 de noviembre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 17 de febrero de 2021 19:38

El director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) visitará Teherán el sábado para sostener diálogos técnicos con las autoridades iraníes.

El embajador iraní ante las organizaciones internacionales radicadas en Viena (Austria), Kazem Qaribabadi, ha anunciado este miércoles, en su cuenta de Twitter, que el máximo titular de la AIEA, Rafael Grossi, discutirá con los responsables iraníes la decisión de Teherán de detener la implementación del Protocolo Adicional del Tratado de No Proliferación (TNP) nuclear.

Esta visita fue solicitada por el director general de la AIEA para mantener conversaciones técnicas con la Organización de Energía Atómica de Irán sobre cómo implementar las disposiciones de la carta enviada por Irán a la AIEA el 15 de febrero y el artículo 6 del ‘Plan de Acción Estratégico’ aprobado por el Parlamento iraní, y cómo continuar la cooperación bilateral” ante tal circunstancia, ha dicho el diplomático persa.

Grossi ya había anunciado el martes su intención de visitar Teherán con el objetivo de encontrar una solución para que la Agencia pueda continuar llevando a cabo su trabajo de verificación bajo el acuerdo nuclear de 2015.

 

Según la ley, denominada “Plan de Acción Estratégico”, aprobada en noviembre por el Parlamento iraní, el Gobierno está obligado a detener la aplicación voluntaria del Protocolo Adicional si otros firmantes del acuerdo nuclear no cumplen sus compromisos hasta el 21 de febrero.

Conforme al Protocolo Adicional, la AIEA puede realizar inspecciones “más intrusivas” del programa nuclear del país persa. Sin embargo, el cese de la implementación del protocolo no significa la suspensión de todas las supervisiones de la AIEA, e Irán seguirá informándola.

Irán siempre ha cooperado con la AIEA y ha respetado sus compromisos con el acuerdo nuclear que firmó en 2015 con el Grupo 5+1 —integrado entonces por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania—.

No obstante, después de que Washington se saliera del convenio y reimpusiera las sanciones contra Teherán en 2018, Irán esperó un año, dando una oportunidad al resto de los firmantes del acuerdo para salvarlo; pero, ante la pasividad de la parte europea, empezó a reducir gradualmente sus compromisos nucleares.

Con esta la ley de “Plan de Acción Estratégico”, el Parlamento iraní busca obligar a Estados Unidos a revocar los embargos y así salvar el acuerdo nuclear.

ftm/lvs/fmk/hnb