• El comandante de la sede central de Jatam al-Anbia, el general de brigada Qolamali Rashid.
Publicada: domingo, 26 de mayo de 2019 6:57
Actualizada: domingo, 26 de mayo de 2019 16:57

Fuerzas Armadas preparadas ante cualquier contingencia y ser un actor importante en la región son las características que imposibilitan agresión de EE.UU. a Irán.

“Estas son las características que todos los expertos militares consideran necesarias para hacer frente a cualquier posible agresión foránea”, aseveró el sábado el comandante de la sede central de la base de Defensa Aérea Jatam Al-Anbia, el general de brigada Gholam Ali Rashid.

El alto mando militar indicó que gracias a los nexos que la República Islámica mantiene con los pueblos de la región, podrá hacer frente a las supuestas guerras en el futuro.

“Abordar la seguridad y la estabilidad en el Golfo Pérsico, sobre todo en el estrecho de Ormuz, no es posible sin considerar los intereses del pueblo iraní, entre ellos la exportación del petróleo del país”, dijo el comandante persa.

El general Rashid manifestó que los enemigos de Irán tienen que conocer el poderío del pueblo persa, al tiempo que recalcó que si ellos cometen un error de cálculo, deberán afrontar muchos problemas y costos.

Abordar la seguridad y la estabilidad en el Golfo Pérsico, sobre todo en el estrecho de Ormuz, no es posible sin considerar los intereses del pueblo iraní, entre ellos la exportación del petróleo del país”, declara el comandante de la sede central de la base de Defensa Aérea Jatam Al-Anbia, el general de brigada Gholam Ali Rashid.

 

“La preocupación del enemigo se debe al hecho de que Irán cuenta con misiles para defenderse de forma independiente ante un eventual conflicto bélico”, expresó.

El comandante del país persa hizo alusión a las amenazas de guerra de Estados Unidos contra Irán, añadiendo que Teherán posee poderío defensivo y militar, pero, en su lugar opta por la vía “diplomática”.

“Irán goza de seguridad y estabilidad, algo que los países aliados de EE.UU. no tienen, de ahí que los intentos para crear inestabilidad y caos en el país persa no tendrán ningún resultado”, declaró.

Mientras la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, se empeña en exacerbar la situación en la región, recurriendo a amenazas y retóricas incesantes, el Gobierno de Teherán ha advertido de las “consecuencias dolorosas” de las provocaciones de EE.UU. en la zona y ha expresado su rechazo a cualquier confrontación.

nlr/ctl/ftm/msf

Comentarios