• El candidato presidencial salvadoreño Nayib Bukele (centro), de la Gran Alianza Nacional (GANA), en una mesa electoral en San Salvador (capital), 3 de febrero de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 4 de febrero de 2019 1:38
Actualizada: sábado, 23 de febrero de 2019 4:50

Al 99.94 por ciento de las actas escrutadas de las elecciones presidenciales de El Salvador, el candidato de GANA, Nayib Bukele, obtiene el 53 %.

Tras Bukele, el candidato de Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), siguen Carlos Calleja de Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) con el 31 % de los votos y Hugo Martínez del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) con el 14 % de los sufragios, ha anunciado este domingo el Tribunal Supremo Electoral (TSE) salvadoreño.

Para lograr ser presidente necesitan el 50 % más uno de los votos; de lo contrario, habrá segunda vuelta que se celebraría el próximo 10 de marzo.

Luego de una jornada de diez horas, a las 5.00 p.m., hora local, cerraron las urnas electorales en los más de 1500 centros de votación instalados en todo El Salvador para elegir al presidente que gobernará los próximos cinco años, hasta 2024.

En estos sextos comicios generales desde el fin de la guerra civil en 1992, más de 5,2 millones de salvadoreños están habilitados para asistir a las urnas y elegir al sucesor de Salvador Sánchez Cerén, el primer ex comandante guerrillero que llegó a la presidencia del país y dejará el Ejecutivo el próximo 1 de junio.

En el transcurso de la votación, los observadores electorales de la Unión Europea (UE) aseguraron no haber presenciado “ningún incidente considerable”.

El aspirante a la presidencia por el partido GANA podría convertirse en la alternativa que rompa la tradición electoral en El Salvador. Bukele, de 38 años y de origen palestino es un empresario con experiencia política, fue alcalde de Nuevo Cuscatlán y San Salvador bajo la bandera del FMLN, partido del cual fue expulsado en 2017.

Es la primera vez, en los últimos 30 años, que un candidato que no compite por los partidos tradicionales como ARENA y FMLN tiene opciones de ganar. El derechista ARENA gobernó El Salvador durante 20 años de manera consecutiva a partir de 1989, mientras que el izquierdista FMLN ha estado al frente del Ejecutivo en los últimos dos quinquenios.

Sea quien fuere el vencedor, tendrá fuertes desafíos que enfrentar. El principal es la inseguridad. El Salvador es uno de los países más violentos del mundo con una tasa de homicidios de 51 por cada 100 mil habitantes y está acosado por las pandillas, que registraron 3340 asesinatos en 2018.

La otra gran preocupación es el combate de la pobreza. Un poco más del 30 por ciento de los 6,6 millones de habitantes de El Salvador vive por debajo del umbral de la pobreza. La falta de empleo y el escaso poder de compra del salario mínimo ponen aún más en jaque a muchos ciudadanos que han visto la solución en la migración a Estados Unidos

ncl/rha/snz/alg

Comentarios