• Manifestantes sostienen pancartas con lemas como “No bombardear Siria” durante una marcha contra la acción militar del Reino Unido en Siria en los alrededores de la sede del Parlamento en Londres, capital británica, el 1 de diciembre de 2015.
  • Manifestantes sostienen pancartas con lemas como “No bombardear Siria” durante una marcha contra la acción militar del Reino Unido en Siria en los alrededores de la sede del Parlamento en Londres, capital británica, el 1 de diciembre de 2015.
Publicada: miércoles, 2 de diciembre de 2015 3:09
Actualizada: miércoles, 2 de diciembre de 2015 11:42

Cientos de personas se opusieron el martes a la participación del Reino Unido en ataques en Siria, un proyecto que evaluará este miércoles el Parlamento británico a solicitud del primer ministro David Cameron.

La organización "Stop the War" (Detener la guerra) convocó la manifestación con el objetivo de "hacer todo lo posible para impedir que los diputados voten a favor de que el país se involucre en su cuarta guerra contra un país musulmán en 14 años".

Los manifestantes se concentraron en las cercanías del Parlamento británico, tras un recorrido por varias calles londinenses y de pasar por delante de la sede del Partido Laborista y del Partido Conservador con pancartas con lemas como "No bombardeen Siria" y "Cameron, debe darte vergüenza".

"Estamos aquí para pedir una única cosa, muy simple: no ataquen Siria. No vayamos otra vez a un país para bombardearlo y hacer las cosas aún peores", declaró Lindsey German, portavoz de "Stop the War".

"Estamos aquí para pedir una única cosa, muy simple: no ataquen Siria. No vayamos otra vez a un país para bombardearlo y hacer las cosas aún peores", declaró Lindsey German, portavoz de "Stop the War", convocante de la manifestación en Londres.

La organización, en un comunicado, denuncia que el Reino Unido "ha sido el país más agresivo de Europa en los últimos quince años, liderando intervenciones militares en Afganistán, Irak y Libia".

Sin embargo, critica, "ha hecho muy poco por ayudar a las víctimas de las guerras en las que se embarca con tanto entusiasmo y ha estado a la cabeza de quienes se oponen a una política humana hacia los refugiados". Cameron se opone al plan de reubicación de refugiados provenientes de países en guerra propuesto por la Comisión Europea.

Primer ministro británico, David Cameron.

 

El primer ministro británico insiste en que se requiere de una acción militar contra la banda terrorista EIIL (Daesh, en árabe) en Siria, a fin de evitar que cometa en el Reino Unido atentados como los que perpetró en París el 13 de noviembre y que dejaron 130 muertos.

Sin embargo, la opinión pública se muestra poco convencida: Solo el 48 % de los británicos, contra el 59 %, apoya los bombardeos en Siria, según un sondeo que publica este miércoles el diario británico The Times.

La Cámara de los Comunes decidirá hoy miércoles sobre el plan para realizar ataques en Siria del primer ministro británico, que ha esperado varias semanas para convocar esta votación a fin de asegurarse de que puede obtener una "amplia mayoría".

Por su parte, el líder de los laboristas, Jeremy Corbyn, que se opone a los bombardeos, otorgó libertad de voto a sus correligionarios respecto a la propuesta de Cameron.

Francia, tras ser blanco de un mortífero atentado, invocó el artículo 42 de la Unión Europea (UE) que obliga a todos los miembros del bloque a dar todo el apoyo militar en su poder al Estado de los Veintiocho que haya sido atacado en su territorio. 

El sábado, miles de personas se congregaron en varias ciudades de España para repetir el grito pacifista de “No a la Guerra”, en rechazo a una posible implicación del país ibérico en ataques contra Daesh en Siria. 

ncl/nii/