• La primera ministra del Reino Unido, Liz Truss, durante una conferencia de prensa, 10 de febrero de 2022. (Foto: Reuters)
Publicada: martes, 27 de septiembre de 2022 0:01

La recién elegida primera ministra británica, Liz Truss, se enfrenta una fuerte presión como la libra cae a mínimo histórico frente al dólar.

Mientras las nuevas decisiones del Gobierno de Truss que condujeron a una fuerte caída en el valor de la libra, el principal opositor Partido Laborista del Reino Unido criticó a la primera ministra por un plan de gasto masivo, que algunos economistas advierten que podría aumentar aún más la inflación.

En un discurso pronunciado en el marco de la conferencia anual del Laborismo, celebrada en Liverpool, la portavoz de Economía del Partido Laborista británico, Rachel Reeves, describió este lunes la situación como una emergencia nacional y comparó a Truss y al jefe del Tesoro británico, Kwasi Kwarteng, con dos jugadores desesperados en un casino que buscan perder.

“El mensaje de los mercados financieros fue claro el viernes y esta mañana (lunes) este mensaje se ha vuelto aún más claro, la libra esterlina ha caído. Esto significa precios más altos, ya que aumentan los costos de importación”, agregó.

De este modo, la vocera laborista de Economía criticó el plan fiscal presentado el pasado viernes por Kwarteng.

 

Los países europeos encaran actualmente una crisis energética profunda que se debe a las sanciones impuestas contra Moscú tras el inicio de la operación militar de este último en Ucrania. De hecho, los embargos, que tuvieron como finalidad debilitar la economía de Rusia, han tenido efecto bumerán.

El Reino Unido, a su vez, ha registrado su inflación más alta en los últimos años, y el índice de precios al consumo (IPC) en el país se situó en julio en el 10,1 %, el nivel más alto desde febrero de 1982.

Además del conflicto ucraniano, el índice de la inflación en el país británico está aumentando rápidamente debido a las nuevas condiciones provocadas por la epidemia de coronavirus y el acuerdo de Brexit. Se espera que la inflación alcance el 22% el próximo año.

sre/hnb