• Cazas Eurofighter Typhoons de la Real Fuerza Aérea Saudí, estacionados en una base militar.
Publicada: sábado, 27 de febrero de 2021 19:04

Oenegés británicas urgen a Londres a detener la venta de armas a Arabia Saudí, tras confirmarse que el príncipe heredero autorizó el asesinato de Khashoggi.

Un grupo de organizaciones benéficas y de derechos civiles del Reino Unido reclamaron al Gobierno de Boris Johnson que reconsidere seriamente las estrechas relaciones históricas que el país europeo mantiene con Arabia Saudí, luego de que, desde EE.UU., se confirmara la implicación directa del príncipe heredero, Muhamad bin Salman Al Saud, en el macabro asesinato del periodista disidente Jamal Khashoggi, según informó el viernes el periódico británico The Guardian.

La organización humanitaria británica Oxfam instó a Londres a adoptar un enfoque similar al anunciado por la Administración estadounidense, presidida por Joe Biden, de detener las ventas de armas a Riad, que podrían ser destinadas a su campaña agresiva contra Yemen.

“Cuando Estados Unidos parece estar evaluando su relación con Arabia Saudí, instamos al Gobierno del Reino Unido a hacer lo mismo y detener sus ventas de armas a Arabia Saudí, que están avivando el conflicto en Yemen”, subrayó Muhsin Siddiquey, director de Oxfam para Yemen.  

 

En su llamado, Siddiquey destacó que se han perdido más de 12 000 vidas de civiles inocentes desde que los saudíes iniciaron su campaña bélica en marzo de 2015. “Necesitamos un alto el fuego inmediato para garantizar que no mueran más yemeníes inocentes y que las agencias humanitarias tengan acceso seguro para brindar el apoyo necesario a la población”, recalcó.

Tobias Ellwood, presidente del Comité selecto de Defensa de la Cámara de los Comunes del Reino Unido, hizo un llamado para que Londres sigua los pasos de Washington en la suspensión de la venta y el suministro de armas a Riad.

“El informe de la CIA [Agencia Central de Inteligencia de EE.UU.] es inequívoco en sus conclusiones y [si nada cambia respecto a las relaciones bilaterales de ambos reinos] esta situación representará inevitablemente una vergüenza para el país en general”, afirmó el parlamentario.

El rotativo británico, también, recogió unas consideraciones de Anna Stavrianakis, profesora de Relaciones Internacionales en la Universidad de Sussex, quien dijo que la política de brazos abiertos del Reino Unido en los últimos tiempos hacia Arabia Saudí “era una clara muestra de legitimidad otorgada a las acciones bélicas del régimen”, algo que deben replantearse en el Número 10 de Downing Street.

krd/ybm/fmk/hnb