• Partido Laborista británico intenta paliar crisis de antisemitismo
Publicada: miércoles, 5 de septiembre de 2018 1:29
Actualizada: miércoles, 5 de septiembre de 2018 2:09

El Comité Nacional Ejecutivo del Partido Laborista británico ha decidido aceptar la definición de antisemitismo propuesta por la Asociación Internacional IHRA.

Hasta ahora los laboristas habían adoptado la mayoría de sus puntos, dejando de lado aquellos que limitan la libertad de expresión y de crítica contra el régimen de Israel.

Cientos de personas han mostrado su apoyo al líder del Partido Laborista (PL) del Reino Unido, Jeremy Corbyn, en el día que el Comité Ejecutivo Nacional del partido se reúne para determinar su apoyo a la definición oficial de antisemitismo promovida por la Asociación Internacional en Recuerdo del Holocausto (IHRA por sus siglas en inglés).

En su definición se incluyen ejemplos de comportamientos antisemitas como:

-Acusar a ciudadanos judíos de ser más leales a Israel, o a las supuestas prioridades de los judíos en todo el mundo, que a los intereses de sus propios países.

-Negar al pueblo judío su derecho a la libre determinación, por ejemplo, afirmando que la existencia del Estado de Israel es un proyecto racista.

-Las comparaciones de la política israelí contemporánea a la de los nazis.

Geoffrey Robertson, abogado del Estado, afirmaba recientemente en un artículo de opinión que la falta de detalle en la definición de antisemitismo oficial mitiga las críticas legítimas contra Israel y el abuso de los derechos humanos contra el pueblo palestino.

El no haber aceptado hasta ahora la definición completa del IHRA le ha valido al líder de la oposición un ataque constante de acusaciones de antisemitismo. Opinión que compartían una docena de ciudadanos proisraelíes.

Sin embargo, más allá de la ofensa religiosa, hay quien considera que esta es otra herramienta para derrocar a Corbyn por sus políticas socialistas.

Este comité llega en un momento delicado para el liderazgo de Jeremy Corbyn, con varias voces en su partido pidiendo la aceptación total de la definición del IHRA, entre ellos, John McDonnell, número dos del partido, o el exprimer ministro Gordon Brown.

En la aprobación del texto, los laboristas han incluido una cláusula aceptando la posibilidad de criticar a Israel, en un lenguaje moderado.

Ian Díez, Londres.

mhn/hnb

Comentarios