• Los partidarios del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), se reúnen para conmemorar Ashura en Beirut, 20 de septiembre de 2018.
Publicada: martes, 23 de abril de 2019 4:35
Actualizada: miércoles, 24 de abril de 2019 2:25

En otra medida restrictiva contra los grupos de la Resistencia, EE.UU. ofrece una recompensa a cambio de obtener información sobre las finanzas de Hezbolá.

El denominado “Programa de Recompensas por la Justicia” del Departamento de Estado de EE. UU. informó el lunes en un comunicado que otorgará una recompensa de hasta $ 10 millones a las personas o entidades que ofrezcan informaciones que ayuden a interrumpir los mecanismos financieros del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá).

La nota añadió que Hezbolá gana casi mil millones de dólares al año por medio de negocios e inversiones internacionales y redes de donadores.  

La declaración además calificó de “maligna” la presencia de Hezbolá en Siria que lucha codo a codo con el Gobierno de Damasco, presidido por Bashar al-Asad, contra los grupos terroristas takfiríes, apoyados por el mismo Washington y sus aliados.

A su vez, el subsecretario del Tesoro de EE.UU., Marshall Billingslea, indicó en una rueda de prensa que su país está dispuesto a pagar esta suma de dinero a todos aquellos que colaboren en identificar a los grandes patrocinadores de Hezbolá, y entregar pruebas sobre las actividades financieras del movimiento libanés, que incluyen registros bancarios y recibos de aduanas.

 

EE.UU. sostiene que el movimiento libanés condona al terrorismo, negando así el rol relevante de Hezbolá que, mediante sus operaciones antiterroristas, impidió la propagación de los grupos extremistas de EIIL (Daesh, en árabe) y el Frente Al-Nusra (autoproclamado Frente Fath Al-Sham), en Siria y El Líbano.

En octubre de 2018, EE.UU. impuso una nueva ronda de sanciones al movimiento libanés que afecta a aquellas naciones extranjeras, entidades gubernamentales y empresas extranjeras o individuos que apoyen las actividades de Hezbolá.

En su viaje a El Líbano el pasado mes de marzo, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, también instó a las autoridades del país del cedro a contrarrestar al movimiento libanés. No obstante, los comentarios de Pompeo fueron fuertemente rechazados por los principales políticos libaneses.

mkh/rha/msm/alg

Comentarios