• El frente del Departamento del Tesoro de EE.UU., situado en Washington D.C. (capital).
Publicada: miércoles, 2 de febrero de 2022 8:16
Actualizada: miércoles, 2 de febrero de 2022 10:00

La deuda pública de EE.UU. ha superado los 30 billones de dólares por primera vez, impulsada por el elevado endeudamiento del país durante la pandemia de coronavirus.

Según datos proporcionados por el Departamento del Tesoro de EE.UU., la deuda pública del país norteamericano marcó el martes récord y superó por primera vez en la historia los 30 billones de dólares, tras un aumento de 7 billones en los últimos dos años, a causa de la pandemia del coronavirus, causante de la COVID-19.

Japón y China siguen siendo los principales acreedores extranjeros, con 1,3 billones de dólares y 1,08 billones en bonos del Tesoro de EE.UU., respectivamente, y se les deben intereses sobre todo el dinero que se ha prestado, indicó el reporte.

En este sentido, cabe destacar que casi 8 billones de dólares de la deuda de EE.UU. se debe a entidades extranjeras que, además de Japón y China, también incluyen a importantes acreedores como el Reino Unido, Luxemburgo, Irlanda, Brasil, Canadá, Francia, La India y Bélgica, así como Taiwán y Hong Kong.

Conforme a las cifras, el Gobierno federal de EE.UU. se debe a sí mismo otros 6,5 billones de dólares, principalmente a los fideicomisos del Seguro Social y al Fondo de Retiro Militar del país.

 

El diario estadounidense The New York Times (NYT) aseveró al respecto que la marca impactante de 30 billones “llegó años antes de lo proyectado anteriormente”, debido a los programas gubernamentales de coronavirus que “financiaron beneficios ampliados por desempleo, apoyo financiero para pequeñas empresas y pagos de estímulo”, todo lo cual fue pagado con dinero prestado.

Asimismo, en declaraciones ofrecidas el martes a la cadena estadounidense CNN, David Kelly, el estratega global en jefe de la empresa bancaria JPMorgan Chase, alertó que esta deuda significa que EE.UU. “será más pobre a largo plazo” y afirmó que los contribuyentes estadounidenses pagarán la jubilación de las personas en China y Japón, quienes son los principales acreedores de Washington.

Las medidas tomadas para contrarrestar la pandemia del coronavirus inflaron el gasto del Gobierno de EE.UU. y, posteriormente, su deuda pública en hasta 7 billones de dólares desde finales de 2019.

El déficit presupuestario de Washington totalizó 2,77 billones para el año fiscal 2021, por debajo de las cifras récord del año anterior, ya que, para el año fiscal de 2020, el país registró un déficit espectacular de 3,13 billones de dólares.

sar/rba