• Un militar estadounidense entre los escombros después del ataque con misiles iraníes a la base aérea de Ain Al-Asad en Irak, 8 de enero de 2020.
Publicada: miércoles, 29 de abril de 2020 7:32
Actualizada: miércoles, 29 de abril de 2020 8:55

Frustrado en sus intentos para minimizar daños de ataque de Irán a la base Ain Al-Asad, EE.UU. ha decidido condecorar a sus militares con “medalla de valentía”.

Se otorgarán la Medalla del Corazón Púrpura a los militares heridos durante el bombardeo de misiles iraníes del 8 de enero en la base aérea de Al-Asad en Irak”, ha publicado este miércoles la página web estadounidense Military Times citando a un funcionario de Defensa.

Por el momento, no está claro cuántos soldados van a ser galardonados con la medalla, pero Barbara Starr, la columnista de la cadena televisiva local CNN y también la corresponsal del Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) que anunció por primera vez la noticia, ha señalado que se espera que “decenas de militares” la reciban.

El medio ha precisado que se trata de una decisión “muy sensible” porque atrajo mucha atención después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, intentara minimizar el número de víctimas de la ofensiva.

 

La Medalla del Corazón Púrpura es la condecoración más antigua de las Fuerzas Armadas de EE.UU. que se otorga en nombre del presidente a aquellos que han resultado heridos o muertos en servicio. Desde marzo de 1973, la Medalla también se concede a los militares que resultaron heridos fuera del territorio de Estados Unidos.

En declaraciones ofrecidas en marzo ante el Congreso estadounidense, el general Kenneth F. McKenzie, jefe del Comando Central de Estados Unidos (Centcom, por sus siglas en inglés), admitió, por primera vez, que más de 100 miembros del servicio estadounidense han sufrido lesiones cerebrales como consecuencia del ataque de Irán a Ain Al-Asad.

En represalia por el asesinato, a manos de Washington, del comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI), el teniente general Qasem Soleimani, Irán lanzó el pasado 8 de enero ataques con misiles contra la base Ain Al-Asad en Irak que alberga a las tropas de EE.UU.

Horas después de la operación de represalia de Irán contra dicha base ubicada en la provincia occidental iraquí de Al-Anbar, donde están desplegadas las fuerzas norteamericanas, Trump dijo que sus tropas estaban muy bien. 

Las autoridades persas aseveran que el ataque de Irán a Ain Al-Asad puso de manifiesto la alta vulnerabilidad de sistemas de defensa estadounidenses, pues, con todo su poderío militar EE.UU. no pudo evitar que los misiles golpeen su base, recalcan.

msm/ktg/ask/msf