• Tropas de la 82.ª División Aerotransportada del Ejército de estadounidenses desplegados en Carolina del Norte (EE.UU.), 1 de enero de 2020.
Publicada: miércoles, 11 de marzo de 2020 6:57
Actualizada: miércoles, 11 de marzo de 2020 8:19

EE.UU. ha empezado a retirar su contingente militar de Asia Occidental tras su ataque en Irak, en el que asesinó al general teniente iraní Qasem Soleimani.

The Wall Street Journal (WSJ) en un informe publicado el martes, citando a fuentes militares estadounidenses, confirmó que Estados Unidos está retirando gradualmente hasta 90 000 de sus soldados de la zona por el temor de la venganza iraní por el martirio del destacado general Soleimani.

De acuerdo con el diario, unos 1000 soldados que se desplegaron en Kuwait tras la agresión estadounidense a Irak, el pasado 3 de enero, ya han abandonado la región en las últimas dos semanas.

Asimismo, está previsto la retirada de otros 2000 militares de la misma brigada de la región en las próximas semanas.

Por otra parte, las fuentes iraquíes informaron de la salida de una parte de los soldados de la llamada coalición anti-EIIL (Daesh, en árabe), liderada por EE.UU., de una base en la provincia de Al-Anbar (oeste de Irak). Los equipamientos fueron transferidos a la base aérea de Ain Al-Asad, al oeste del país.

 

Estados Unidos lanzó el pasado 3 de enero un ataque a Bagdad, en lo que fue martirizado el comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, el subcomandante de las fuerzas populares iraquíes (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), Abu Mahdi al-Muhandis, y otros de sus compañeros.

Irán, en represalia, atacó con misiles la base aérea Ain Al-Asad, ubicada en la provincia occidental iraquí de Al-Anbar y ocupada por las tropas norteamericanas desde la invasión de Irak en 2003, y otra en Erbil, capital de la región del Kurdistán iraquí.

Por su parte, el Parlamento de Irak aprobó la expulsión de todas las fuerzas extranjeras de su territorio, exigiendo poner fin a la presencia de los soldados estadounidenses.

Además, varios movimientos iraquíes han considerado el atentado de EE.UU. como una “violación de la soberanía” de su país, por lo que han llamado a sus combatientes a “estar preparados” para una próxima batalla contra el país norteamericano.

nkh/ktg/mrz/hnb