• Los empleados de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés) de EE.UU.
Publicada: domingo, 26 de mayo de 2019 10:10
Actualizada: domingo, 26 de mayo de 2019 20:12

El arma cibernética más poderosa de la Agencia de Seguridad de EE.UU. ha caído en manos de hackers con las que podrían atentar contra ciudades estadounidenses.

En un informe publicado el sábado, el diario estadounidense New York Times reportó cómo la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. había perdido el control de su software malicioso (malware) EternalBlue ante un grupo de hackers, conocidos como The Shadow Brokers, que posteriormente publicitaron las vulnerabilidades del software en Internet y se las pasaron a piratas informáticos presuntamente vinculados con Rusia, China y Corea del Norte.

Desde 2017, cuando la agencia perdió el control de dicho malware, los hackers se han encargado de difundirlo con rapidez, dejando un camino de destrucción y daños valuados en millones de dólares en el mundo.

Sin embargo, en la actualidad, el software se ha vuelto contra el país de origen y golpea con “alarmante frecuencia” a ciudades de Estados Unidos, en donde más le duele: a los gobiernos locales y a su infraestructura digital, reportó el aludido diario.

“Los ciberdelincuentes se están enfocando en los pueblos y ciudades estadounidenses vulnerables, desde Pennsylvania hasta Texas, paralizando los gobiernos locales”, apostilló el informe.

Los ciberdelincuentes se están enfocando en los pueblos y ciudades estadounidenses vulnerables, desde Pennsylvania hasta Texas, paralizando los gobiernos locales”, indicó un informe del diario estadounidense New York Times respecto a los ataques cibernéticos que sufren las ciudades del país por el software malicioso EternalBlue de la Agencia de Seguridad de EE.UU. que cayó en manos de los piratas informáticos.

 

Thomas Rid, un experto en ciberseguridad de la Universidad Johns Hopkins, catalogó el golpe de The Shadow Brokers, como “la infiltración más destructiva y costosa de la NSA”, incluso superando a la filtración de Edward Snowden, en 2013.

El informe se produjo en medio de un ataque cibernético en curso en la ciudad de Baltimore desde hace tres semanas, que paralizó el 7 de mayo su infraestructura crítica, miles de computadoras, tiró correos electrónicos y alteró ventas de propiedades, recibos de agua, alertas sanitarias y muchos otros servicios.

Ante este escándalo informático, la Agencia de Seguridad Nacional y el Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI, por sus siglas en inglés) se negaron a comentar, señaló la publicación estadounidense.

“El Gobierno se ha negado a tomar responsabilidad e incluso a responder las preguntas más básicas”, dijo Rid, mientras continuó: “Los estadounidenses merecen una respuesta”, según New York Times.

La misma NSA es acusada de pinchar llamadas telefónicas, mensajes y correos electrónicos del pueblo estadounidense, así como de otros países.

Edward Snowden, un exanalista de la NSA, que actualmente vive refugiado en Rusia, desclasificó en junio de 2013, un gran número de documentos ultrasecretos relacionados con varios programas de la Inteligencia estadounidense, como el programa de escuchas del Gobierno, entre otros casos de espionaje masivo que se ha realizado en el mundo.

tmv/ctl/ftm/msf

Comentarios