• María Butina, ciudadana rusa acusada por la Fiscalía de EE.UU de presunto espionaje.
Publicada: sábado, 20 de abril de 2019 16:56
Actualizada: lunes, 22 de abril de 2019 4:58

La Fiscalía estadounidense insta al Tribunal de Distrito a sentenciar a 18 meses de cárcel a la ciudadana rusa María Butina, acusada de espionaje.

En un comunicado presentado este viernes, la Fiscalía de EE.UU solicita al Tribunal de Distrito 18 meses de cárcel para Butina, detenida a mediados de julio pasado en la ciudad de Washington, capital de los Estados Unidos, y acusada por el Departamento de Justicia estadounidense de supuesta colaboración con Rusia.

Se la acusa de crear un “canal trasero” de comunicación para “penetrar el aparato de toma de decisiones estadounidense”. De hecho, los fiscales del caso alegan que tenía vínculos con la Inteligencia rusa.

Anteriormente, el Departamento de Justicia de EE.UU. solicitó que fuera deportada a su país de origen. Se prevé que la expulsión de Butina se lleve a cabo después de que sea anunciado el veredicto final, que está programado para el próximo 26 de abril.

La Cancillería rusa, por su parte, niega las acusaciones, calificándolas de infundadas, y acusa al Gobierno estadounidense de aplicar desde hace meses algo similar a la tortura, pues interrumpen su sueño obligándola a caminar por los pasillos y en otros casos la meten en una celda de aislamiento, etc., de someterla a “condiciones no estándar, aplicadas normalmente a delincuentes reincidentes”, denunció en abril el canciller ruso, Serguéi Lavrov, en una rueda de prensa en Bakú, capital de Azerbaiyán.

“Se encuentra en condiciones durísimas y, desde hace meses, le aplican algo parecido a la tortura: a veces la dejan pasear en medio de la noche, forzándola a interrumpir su sueño, a veces la meten en una celda de aislamiento y otras muchas cosas”, denunció el canciller.

Se encuentra en condiciones durísimas y, desde hace meses, le aplican algo parecido a la tortura: a veces la dejan pasear en medio de la noche, forzándola a interrumpir su sueño, a veces la meten en una celda de aislamiento y otras muchas cosas”, denunció el canciller ruso, Serguéi Lavrov, en alusión al encarcelamiento de María Butina en EE.UU.

 

Butina se declaró culpable del cargo de espionaje presentado contra ella en un tribunal federal de Washington y aceptó cooperar con las autoridades. Rusia insiste en que se vio obligada por las presiones de Washington.

Según la jueza estadounidense Tanya Chutkan, la acusada podría ser condenada a hasta cinco años de prisión y a una multa de 250 000 dólares tras declararse culpable de un delito de conspiración contra EE.UU.

Moscú denuncia que el arresto de María Butina por presunta actuación como agente secreta de Rusia en EE.UU. es un “encargo político para alentar la histeria rusófoba”, y por ello ha exigido su puesta en libertad “cuanto antes”.

“Nuevamente exigimos a Washington que respete sus derechos [de Butina] y la ponga en libertad cuanto antes”, dijo ya en diciembre del 2018 la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajarova.

Butina es “una presa política” y que “todo lo que sucede a su alrededor no tiene nada que ver con la jurisprudencia, ni con la justicia, ni con la investigación, sino que es únicamente presión política y chantaje”, insiste la portavoz.

sjy/mjs/nii/

Comentarios