• El presidente de EE.UU., Donald Trump, en una reunión en la Casa Blanca, 9 de febrero de 2017. (Foto: Getty Images)
Publicada: sábado, 29 de diciembre de 2018 2:25
Actualizada: sábado, 29 de diciembre de 2018 2:52

El 60 % de los estadounidenses pide que su presidente, Donald Trump, sea destituido o formalmente censurado, según indica un nuevo sondeo.

Se trata de un sondeo de Harvard CAPS/Harris —publicado el viernes en el diario local The Hill—, el cual muestra que la mayoría de los encuestados cree que se debe tomar algún tipo de acción contra Trump.

La encuesta, del mismo modo, señala que el 39 % de los consultados piensa que el inquilino de la Casa Blanca debe ser sometido a un proceso de destitución (impeachmentdentro del marco de una medida adoptada por el Congreso estadounidense.

Asimismo, el 20 % de los encuestados dice que los legisladores deberían votar para censurar formalmente al presidente, mientras que el 40 % enfatiza que no se debería tomar medidas contra él.

Los resultados del estudio surgen en un momento en que Trump enfrenta investigaciones sobre los presuntos lazos entre su campaña presidencial de 2016 y Rusia, así como el uso de su fundación benéfica en beneficio propio.

 

The Hill publicó el mismo viernes los resultados de otro sondeo de Harvard CAPS/Harris, según el cual, el índice de aprobación de Trump disminuyó a 44 % en diciembre, dos puntos menos que el mes pasado.

Un proceso de destitución de Trump requeriría un voto mayoritario por parte de la Cámara de Representantes, una posibilidad ya real, gracias a la recuperación de dicha Cámara por parte de los demócratas en el pasado mes de noviembre.

Al respecto, varios analistas han considerado muy posible que los demócratas quieran iniciar un juicio político contra Trump basándose en su gestión presidencial, duramente criticada tanto por sus políticas nacionales como internacionales, entre ellas sus medidas contra la inmigración y sacar a EE.UU. de varios acuerdos internacionales. 

La posibilidad de la destitución de Trump aumentó en noviembre luego de que Michael Cohen, exabogado de Trump, se declarara culpable de ocho cargos de fraude bancario, evasión fiscal y violación de las reglas de financiación de campaña electoral para influir en la elección de Trump. Este último cargo deriva de pagos hechos a la actriz pornográfica Stormy Daniels y a la exmodelo de una revista de contenido erótico Karen McDougal.

Tras las confesiones de Cohen, el congresista demócrata por Texas, Al Green, advirtió a Trump que la “cuenta regresiva para el juicio político” ya había comenzado.

tqi/ctl/ftn/mjs

Comentarios