• El presidente de Siria, Bashar al-Asad, Damasco, 7 de octubre de 2018.
Publicada: martes, 18 de diciembre de 2018 2:36
Actualizada: martes, 18 de diciembre de 2018 3:05

Retractándose de su política contra Damasco, EE.UU. asegura ahora que no busca “derrocar” al presidente de Siria, Bashar Al-Asad.

El representante especial de EE.UU. para Siria, James Jeffrey, aseguró el lunes que Washington no busca “deshacerse" del presidente sirio, sin embargo, exige un cambio de “régimen” para costear la reconstrucción del país.

“Queremos ver un régimen que sea completamente diferente. No hablo de un cambio de régimen, no tratamos de deshacernos de Al-Asad”, explicó el emisario en una conferencia en el círculo de reflexión del Atlantic Council, en Washington, la capital estadounidense.

Calculando que el país árabe necesita entre 300 000 y 400 000 millones de dólares para su reconstrucción, Jeffrey insistió en la postura tradicional de las potencias occidentales: “no hay dinero sin una solución política aceptada por todos y sin cambios de comportamiento por parte del Gobierno sirio”.

“Los países occidentales están firmemente decididos a no poner dinero para este desastre mientras no tengamos la sensación de que el gobierno está dispuesto a ceder para evitar abrir la puerta a nuevos horrores en los próximos años”, advirtió el funcionario.

Queremos ver un régimen que sea completamente diferente. No hablo de un cambio de régimen, no tratamos de deshacernos de Al-Asad”, explicó el representante especial de EE.UU. para Siria, James Jeffrey.

 

Sin embargo, hay que recordar que desde la época del expresidente de EE.UU. Barack Obama, su secretaria de Estado, Hillary Clinton, y ahora con la nueva Administración de Donald Trump, se dijo muchas veces que “Al-Asad debe irse”.

Siria ha expulsado a los grupos armados y extremistas del sur del país y de los alrededores de Damasco (capital siria), fortaleciendo su autoridad, pese a que pequeñas partes del país permanecen aún en manos de los grupos terroristas.

Tras los triunfos del Ejército sirio y sus aliados ante los terroristas, y debido a la resistencia del pueblo de este país árabe ante las injerencias extranjeras, varios Estados occidentales y sus socios regionales han bajado sus retóricas contra el Gobierno de Damasco.

Tras más de siete años del conflicto armado en Siria, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Medio Oriente y el Norte de África ha vaticinado el fin de la crisis siria y el regreso de unos 250 000 sirios al país en 2019.

lvs/ktg/ahn/hnb

Comentarios