• El transbordador espacial Discovery lanzado desde el centro espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral, Florida (EE.UU.), 24 de febrero de 2011.
Publicada: miércoles, 12 de diciembre de 2018 15:14

EE.UU. ya no tiene la última palabra y se ha quedado atrás en la carrera espacial con China y Rusia, advierte un exdirector de Ciencia y Tecnología de la CIA.

“Creo que uno de los grandes desafíos que tenemos hoy es que varias de nuestras capacidades en el ámbito espacial se han atrofiado con el paso de los años”, ha dicho al canal local CBS News Glenn Gaffney, exdirector de la Dirección de Ciencia y Tecnología de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, en inglés) de EE.UU.

En una entrevista publicada hoy miércoles a primera hora de la mañana, el exresponsable de la CIA opina que Estados Unidos puede tener muchas dificultades para alcanzar a sus competidores, sobre todo porque, según dice: “China y Rusia han continuado construyendo e invirtiendo en sus capacidades en esta área, así como en otras”.

Gaffney recuerda que hace varios años advirtió al Gobierno de las consecuencias de reducir la inversión en el sector espacial, ya que a su juicio se iban a tardar 20 años en recuperar parte del terreno que se estaba abandonando.

Creo que uno de los grandes desafíos que tenemos hoy es que varias de nuestras capacidades en el ámbito espacial se han atrofiado con el paso de los años”, ha dicho Glenn Gaffney, exdirector de la Dirección de la Ciencia y Tecnología de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, en inglés) de EE.UU.

 

Además, el exresponsable de la CIA señala que el espacio no es la única área en la que EE.UU. ha perdido su liderazgo mundial, sino que eso también ha sucedido frente a China en materia de biotecnología, aprendizaje automático e inteligencia artificial.

Ante el temor a los crecientes avances tecnológicos de Rusia y China en el área espacial, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó en junio a su Departamento de Defensa (el Pentágono) la creación de una Fuerza Espacial, que sería la sexta rama de las Fuerzas Armadas norteamericanas.

La decisión de Washington provocó una ola de críticas. Moscú y Pekín censuraron el proyecto de Washington, que de implementarse infringiría el tratado sobre el espacio ultraterrestre firmado en 1967 por más de cien países, incluido el mismo EE.UU., que prohíbe la militarización del espacio.

ftm/mla/myd/mjs

Comentarios