• Jared Kushner, asesor y yerno del presidente estadounidense, Donald Trump, reunido con el príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman, en Arabia Saudí.
Publicada: martes, 23 de octubre de 2018 10:38
Actualizada: martes, 23 de octubre de 2018 11:22

Trump teme que con las “pruebas” que vinculan al príncipe heredero saudí al caso Khashoggi se tambalee su llamado “acuerdo del siglo” para la paz palestino-israelí.

Según un artículo periodístico publicado en la madrugada de este martes por la agencia estadounidense Associated Press, el presidente de EE.UU. Donald Trump, reconoció que con el estallido del escándalo del asesinato del periodista saudí Jamal Khasshggi sus planes para sentar a los palestinos en una mesa de “negociación” con los israelíes pierden fuelle.

El mandatario muestra su preocupación al admitir que los esfuerzos de su asesor y yerno, Jared Kushner, autor intelectual y responsable de dirigir el plan de paz llamado “acuerdo del siglo”, propuesto por Washington y cuya meta es obligar a los palestinos a reconocer al régimen israelí y abrogar sus derechos en los territorios ocupados, esté peligrando por la más que probable implicación del príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman, en el asesinato de Khashoggi.

“Hay muchos contratiempos (para poner en práctica el acuerdo de paz entre los palestinos e israelíes). Esto (caso de asesinato de periodista saudí Jamal Khashoggi) es otro contratiempo para eso”, asintió Trump al diario Washington Post en una entrevista telefónica el fin de semana.

El asunto de Khashoggi ha vuelto a poner en entredicho la estrecha relación existente entre Kushner y el príncipe heredero saudí, quien en su día apoyó la polémica decisión de Trump, de declarar Al-Quds (Jerusalén) como capital del régimen de Israel, el que sería el preludio del llamado “acuerdo del siglo”.

Conforme reportó el periódico estadounidense The New York Times , el 18 de octubre, Kushner le habría pedido a Trump apoyar a Bin Salman en el caso de Khashoggi para que este saliera indemne de este asunto.

Hay muchos contratiempos (para poner en práctica el acuerdo de paz entre los palestinos e israelíes propuesto por Washington). Esto (caso de asesinato de periodista saudí Jamal Khashoggi) es otro contratiempo para eso”, asintió el presidente de EE.UU., Donald Trump.

 

Viendo como sus propios correligionarios republicanos y también sus adversarios demócratas se han lanzado a su yugular para persuadirle a que paralice de inmediato la venta de armas e imponga sanciones contra Arabia Saudí, Trump trata de minimizar los lazos del marido de su hija, Ivanka con el joven heredero de la corona saudí.

Los medios internacionales tildan de “hipócrita” la defensa a la ultranza de Trump a los miembros de la monarquía de los Al Saud que, según las autoridades turcas están implicados en el asesinato de Khashoggi, ocurrido cuando este periodista ingresó el pasado 2 de octubre en el consulado de Arabia Saudí en Estambul (Turquía), por anteponer los intereses personales, tanto suyos como de su yerno, a las constantes violaciones de los derechos humanos por parte de los saudíes.

El príncipe heredero saudí, principal patrocinador de la agresión saudí a Yemen y por tanto responsable de la muerte de miles de personas y de una crisis humanitaria sin precedentes, también estuvo involucrado en el “secuestro” del premier libanés, Saad Hariri en 2017.

Associated Press termina subrayando que cualquiera que sea la respuesta de la Casa Blanca en relación a los vínculos de los Al Saud con la brutal muerte del columnista de Washington Post, queda claro que a los lazos entre Washington y Riad le esperan momentos delicados y se verán afectados por la presión pública y mediática.  

krd/ktg/alg/mkh

Comentarios