• El presidente de EE.UU., Donald Trump, y el entonces vicepremier de Arabia Saudí, Muhamad bin Salman, en la Casa Blanca, 14 de marzo de 2017. (Fuente: AFP)
Publicada: martes, 23 de octubre de 2018 7:42
Actualizada: martes, 23 de octubre de 2018 8:45

Solo un hipócrita como Trump podría tomar semejante postura respecto al asesinato de Khashoggi por sus intereses con los Al Saud, según un medio alemán.

La revista alemana Der Spiegel en un artículo publicado ayer lunes criticó que con el caso del asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi se ha quedado demostrado claramente hasta qué punto en las estrechas relaciones entre EE.UU. y Arabia Saudí prevalecen las relaciones personales en lugar de protegerse los derechos humanos.

“Solo un hipócrita como el presidente estadounidense, Donald Trump, podría tomar semejante postura respecto al asesinato de Khashoggi por sus intereses con los Al Saud”, apunta el artículo.

Nadie como Trump, agrega, fue tan descarado en airear su defensa a la ultranza a los miembros de la monarquía de los Al Saud implicados en el asesinato de Khashoggi, ocurrido cuando este periodista ingresó el pasado 2 de octubre en el consulado de Arabia Saudí en Estambul (Turquía).

Las autoridades turcas, desde el principio de sus investigaciones, han venido sosteniendo que Khashoggi, acérrimo opositor de las políticas del príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman Al Saud, nunca abandonó la sede diplomática. Los saudíes, en un principio, lo negaron, pero el sábado Riad, ante la inminencia del desastre y con la idea de distanciar del caso al príncipe heredero, cambió su versión y explicó que el opositor saudí, exiliado en Estados Unidos desde 2017, murió en una “pelea” dentro del consulado en Estambul. Dijo, asimismo, no saber qué había pasado con el cuerpo del periodista.

Turquía, según las grabaciones en audio en su haber, confirma que el columnista del Washington Post fue torturado, asesinado y descuartizado por agentes de Arabia Saudí que llegaron a Estambul exclusivamente para matarlo y, según fuentes cercanas a las investigaciones, realizaron su misión en siete minutos y luego abandonaron la ciudad con destino al reino árabe.

Solo un hipócrita como el presidente estadounidense, Donald Trump, podría tomar semejante postura respecto al asesinato del (periodista saudí Jamal) Khashoggi por sus intereses con los Al Saud”, dice un artículo periodístico publicado por la revista alemana Der Spiegel.

 

Mientras el mundo se quedaba perplejo ante las filtraciones turcas que relacionaban la participación de varios agentes saudíes vinculados a la familia real y, a su vez, las condenas internacionales se producían una detrás de otra exigiendo que las autoridades saudíes dieran de una vez las explicaciones oportunas para esclarecer los hechos, Trump era reacio a adoptar una postura clara al respecto sobre su aliado regional a quien provee ingente armas para que las use en su agresión contra Yemen.

El sábado, el mandatario estadounidense declaró que consideraba “creíble” la explicación de los saudíes sobre lo ocurrido al columnista del Washington Post y alabó la figura de Bin Salman al decir que no tenía dudas de que era un individuo que realmente amaba a su país.

El autor del artículo, Mark Pittske, suscribió que este enfoque adoptado por Trump, que probablemente contradiga a los informes de los servicios de inteligencia estadounidenses, es tan “lamentable y vergonzoso” que deja en evidencia de cómo trata de ayudar a la familia real saudí, y especialmente al príncipe, para que salga indemne de este asunto tan deplorable y oscuro.

El príncipe heredero saudí, principal patrocinador de la agresión saudí a Yemen y por tanto responsable de la muerte de miles de personas y de una crisis humanitaria sin precedentes, también estuvo involucrado en el “secuestro” del premier libanés, Saad Hariri en 2017.

krd/ktg/alg/mkh

Comentarios