• El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, 28 de febrero de 2018.
Publicada: sábado, 3 de marzo de 2018 1:24
Actualizada: lunes, 5 de marzo de 2018 4:18

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado este viernes que las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar, al tiempo que ha vuelto a amenazar a la Unión Europea (UE) con imponer tarifas sobre las importaciones de acero y aluminio.

En declaraciones desafiantes, Trump ha insistido en la necesidad de imponer tarifas a las importaciones de aluminio y acero provenientes de todo el mundo y ha manifestado que EE.UU. pierde miles millones de dólares cada año por las "injustas" condiciones de comercio.

“Cuando un país (EE.UU.) está perdiendo muchos miles de millones de dólares en el comercio con, prácticamente, todos los países con los que tiene negocios, las guerras comerciales llegan a ser cosas buenas y fáciles de ganar”, ha escrito Trump en Twitter.

Al mismo tiempo ha dicho—a pesar de la falta de evidencias que apoyen su postura— que las tarifas sobre las importaciones de acero y aluminio ayudarán a la economía estadounidense y le salvaguardarán frente a otros países.

Durante una reunión en la Casa Blanca con los representantes de la industria siderúrgica estadounidense, Trump adelantó el jueves que los impuestos al acero ascenderían hasta el 25 % y para el aluminio importado se aplicará el 10 %, aunque no dejó claro si esto se les impondrá a todos los países.

Cuando un país (EE.UU.) está perdiendo muchos miles de millones de dólares en el comercio con, prácticamente, todos los países con los que tiene negocios, las guerras comerciales llegan a ser cosas buenas y fáciles de ganar”, ha escrito el presidente estadounidense, Donald Trump.

 

No obstante, un alto cargo estadounidense citado por la agencia francesa AFP confirma que los aranceles tendrán un carácter universal y que ningún país se beneficiará de exenciones tarifarias.

“El presidente ha indicado claramente que será una decisión general, sin exenciones”, ha dicho la fuente en cuestión que ha preferido el anonimato, mientras que ha admitido que es posible que en casos muy particulares se pueda abrir un proceso de exención.

La primera reacción ha venido por parte de la UE, que ha rechazado tajantemente la imposición de altos aranceles aduaneros a sus exportaciones de acero y aluminio a EE.UU., y ha asegurado que responderá “con firmeza y proporcionalidad” a dicha medida para defender sus intereses.

hgn/ctl/snz/mjs

Comentarios