• Torre de vigilancia de la cárcel militar estadounidense en la bahía cubana de Guantánamo.
Publicada: miércoles, 13 de diciembre de 2017 18:27

Un relator de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) asevera que Estados Unidos sigue cometiendo malos tratos a presos en la cárcel de Guantánamo.

A través de un comunicado, el relator especial de la ONU para la tortura, Nils Melzer, ha criticado este miércoles la “impunidad” de las autoridades responsables de malos tratos y ha denunciado que el campo de detención de Guantánamo —situado en la base naval estadounidense de la bahía de Guantánamo, en Cuba— sigue siendo escenario de prácticas reprobables contra los reos.

La nota cita el caso de Ammar al-Baluchi, un recluso en Guantánamo que denuncia haber sufrido torturas durante tres años y medio en las prisiones secretas de la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA, por sus siglas en inglés). Cuando fue trasladado a Guantánamo, habría seguido siendo víctima de “tortura y malos tratos”.

“Además de los efectos a largo plazo de la tortura anterior, se seguirían utilizando contra él ruidos y vibraciones, lo que ha dado como resultado constantes privaciones de sueño y desórdenes físicos y mentales, para los cuales (Al-Baluchi) no recibe la atención médica adecuada”, reprocha el relator.

Además de los efectos a largo plazo de la tortura anterior, se seguirían utilizando contra él ruidos y vibraciones, lo que ha dado como resultado constantes privaciones de sueño y desórdenes físicos y mentales, para los cuales (Ammar el-Baluchi, un recluso en Guantánamo) no recibe la atención médica adecuada”, denuncia el relator especial de la ONU para la tortura, Nils Melzer.

Sin embargo, Melzer no da detalles acerca de su fuente de información sobre la tortura continua a Al-Baluchi, que estuvo aislado en un centro de acceso restringido en la bahía de Guantánamo durante más de una década.

El relator lamenta que los que perpetran las torturas y los funcionarios responsables no hayan sido llevados ante la Justicia y que las víctimas no hayan tampoco recibido compensación ni rehabilitación. A su juicio, tal acto es “una clara violación de la Convención contra la Tortura y envía un peligroso mensaje de complacencia e impunidad”.

Recordando que la tortura y los malos tratos a detenidos están prohibidos en cualquier circunstancia, el relator de la ONU hace hincapié en la necesidad de sacar a la luz todas las “prácticas llevadas a cabo en secreto” y vuelve a pedir visitar Guantánamo y hablar con los presos.

“(La prohibición de la tortura) es una de las normas más fundamentales del derecho internacional y su violación figura entre los crímenes internacionales más graves, entre ellos crímenes contra la humanidad y de guerra”, recalca Melzer.

ftn/mla/tmv/mkh