• El comisionado para los Derechos Humanos de la Cancillería rusa, Konstantin Dolgov.
Publicada: sábado, 27 de febrero de 2016 6:39

Los hallazgos de Amnistía Internacional (AI) demuestran el deterioro de los derechos humanos tanto en Estados Unidos como en Turquía, opina un titular ruso.

“El informe (de AI) ha reflejado una vez más los sistemáticos problemas en Estados Unidos: la cárcel de Guantánamo; las penas capitales, las espantosas torturas dentro del programa de las detenciones ilegales de la CIA (acrónimo en inglés de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense) y las armas que utiliza la Policía estadounidense contra los civiles desarmados”, indicó el comisionado para los Derechos Humanos de la Cancillería rusa, Konstantin Dolgov.

En declaraciones concedidas el viernes a la agencia rusa TASS, Dolgov, citando el informe, prosiguió que Washington ya ha aceptado un tercio de las recomendaciones sobre 343 casos de violaciones de los derechos humanos que fueron publicadas por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDHNU).

El informe (de AI) ha reflejado una vez más los sistemáticos problemas en Estados Unidos: la cárcel de Guantánamo; las penas capitales, las espantosas torturas dentro del programa de las detenciones ilegales de la CIA (acrónimo en inglés de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense) y las armas que utiliza la Policía estadounidense contra los civiles desarmados”, indicó el comisionado para los Derechos Humanos de la Cancillería rusa, Konstantin Dolgov.

El reporte, adelantó el funcionario ruso, registra, además, el deterioro de la situación de los derechos humanos en Turquía, donde se está reprimiendo la libertad de expresión y la libertad de reunión pacífica.

Asimismo, Dolgov advirtió de los crecientes casos de abuso del poder y la represión policial, además de la debilidad de un sistema judicial independiente en los referidos países.

La censura política, la represión de los opositores, la represión sin precedentes de la libertad de expresión y de prensa, los presos políticos, las detenciones, la dispersión de los manifestantes, los desaparecidos, las torturas y violaciones de los derechos electorales de los ucranianos, no han sido reflejados en el informe”, lamentó el comisionado para los Derechos Humanos de la Cancillería rusa, Konstantin Dolgov.

En otra parte de sus declaraciones, el comisionado para los Derechos Humanos de la Cancillería rusa criticó que el informe del ente internacional, que se centra en los casos de violaciones de los derechos humanos en el mundo, “ignore” los casos de incumplimiento de ese derecho por parte de las autoridades ucranianas.

Al denunciar la "omisión" de varios ejemplos de violaciones de los derechos humanos del informe de AI que dan continuidad a la crisis en desarrollo en el este de Ucrania, el funcionario ruso calificó de “irrisorias” las afirmaciones de AI sobre la libertad de prensa en la región prorrusa “controlada” por Kiev.

“La censura política, la represión de los opositores, la represión sin precedentes de la libertad de expresión y de prensa, los presos políticos, las detenciones, la dispersión de los manifestantes, los desaparecidos, las torturas y violaciones de los derechos electorales de los ucranianos, no han sido reflejados en el informe”, lamentó Dolgov.

En agosto de 2015, la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCAH) anunció que 6832 personas habían muerto desde abril de 2014, cuando comenzó la crisis ucraniana.

ask/anz/msf