• Mayid Jan, un exdetenido en Guantánamo
Publicada: miércoles, 3 de junio de 2015 18:01

Un exrecluso de Guantánamo reveló que la CIA empleó una gama más amplia de abusos sexuales y torturas de lo presentado por el Senado estadounidense en 2014.

En las declaraciones recogidas el martes por la agencia británica Reuters, Mayid Jan, de 35 años, indicó que, durante su detención en esa cárcel estadounidense, los interrogadores vertieron agua helada sobre sus órganos sexuales, tocaron en reiteradas ocasiones sus partes íntimas y le grabaron dos veces, mientras estaba desnudo.

Vivía cada día y cada momento con ansiedad (…) Deseaba que me mataran”, dijo el exrecluso de Guantánamo.

Ninguno de esos métodos fueron incluidos en un informe de 525 páginas que presentó, en diciembre de 2014, el Senado sobre las torturas de la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA, por sus siglas en inglés), si bien corroboraba que las torturas y métodos de interrogación que se emplearon fueron “mucho peor” de lo admitido públicamente por la Inteligencia estadounidense.

El documento fue aprobado por el Comité de Inteligencia del Senado de Estados Unidos a finales de 2012, y su difusión al público fue autorizada en abril de 2014.

No obstante, tras esa revelación, el director de la CIA, John Brennan, trató de defender la posición de la Agencia que dirige, alegando que estas tácticas aportaron informaciones clave en la "lucha contra el terrorismo".

          

Reclusos en la cárcel estadounidense de Guantánamo

 

“Vivía cada día y cada momento con ansiedad (…) Deseaba que me mataran”, dijo Jan a sus abogados, para luego contarles el dolor intenso que se siente al ser colgado desnudo por tres días, sin comida, aunque los agentes le daban de beber un agua que le daba diarrea, prosigue.

Les contó que los interrogadores mantenían, en reiteradas ocasiones, su cabeza bajo del agua helada, la vertían sobre todo su cuerpo cada dos o tres horas, y después encendían un ventilador.

Jan reveló que los agentes le obligaban a llevar unas botas de metal que perforaban su carne y le inmovilizaban. Además, no le dejaban dormir, una tortura que le causaba alucinaciones.

El detenido de origen paquistaní añadió que los agentes norteamericanos, algunos de los cuales olían a alcohol, le amenazaron con golpearlo con un martillo, bates de béisbol, palos y cinturones de cuero.

El informe de 27 páginas, que recoge las declaraciones de Jan, demuestra que ese supuesto miembro de Al-Qaeda sufrió “los métodos más avanzados de interrogación” de la CIA en la prisión militar estadounidense en la bahía de Guantánamo.

Se trata de la primera publicación sobre las revelaciones de un detenido en esa prisión. Antes de la divulgación del informe del Senado, las autoridades de la CIA impedían la emisión de cualquier revelación de los detenidos y sus abogados sobre los métodos que se empleaban en las sesiones de interrogación.

Jan, que reside legalmente en Estados Unidos, fue detenido en marzo de 2003 en Paquistán y declarado culpable en 2012, por cargo de conspiración, asesinato y espionaje, por los cuales recibirá un fallo de hasta 19 años de cárcel, según sus abogados.

La ubicación geográfica de Guantánamo

 

El pasado abril, el Observatorio de Derechos Humanos (HRW, en inglés) lanzó una campaña para instar al presidente estadounidense, Barack Obama, a iniciar una exhaustiva investigación criminal sobre las torturas de la CIA y otros serios abusos autorizados por el expresidente George W. Bush.

Desde 2013, más de 100 de los 154 detenidos de Guantánamo han participado en huelgas de hambre de larga duración, en protesta por su confinamiento.

ask/ybm/nal

Comentarios