• La embajadora de EE.UU. ante la ONU, Nikki Haley, durante una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad, 5 de julio de 2017.
Publicada: sábado, 5 de agosto de 2017 13:20
Actualizada: sábado, 5 de agosto de 2017 14:56

EE.UU. pretende dar un duro golpe a Corea del Norte, para lo que ha preparado una resolución a fin de rebajar en un tercio los ingresos norcoreanos.

El proyecto de resolución para el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), que busca reducir los ingresos en divisas de Corea del Norte de 3000 a 2000 millones de dólares anuales, fue revelado el viernes a Reuters por una fuente diplomática del organismo de Naciones Unidas.

La fuente de la agencia de noticias británica indicó, a condición de permanecer en el anonimato, que EE.UU. busca con esta iniciativa atacar las exportaciones norcoreanas de carbón, hierro y mena de hierro, plomo y mena de plomo, y también mariscos.

La resolución también prohibiría a los países incrementar el número de trabajadores norcoreanos que trabajan en el extranjero y pondría fin a la fundación de nuevas empresas conjuntas con Pyongyang, así como cualquier nueva inversión en los proyectos conjuntos existentes.

Según los cálculos de EE.UU., el cumplimiento íntegro de dichas restricciones permitiría reducir en 1000 millones de dólares las entradas brutas del hermético país.

El confidente de Reuters expresó una “gran confianza” en que los representantes de Rusia y China apoyen la iniciativa de EE.UU., si bien ninguna de estas delegaciones, con derecho a veto, se ha pronunciado al respecto. La iniciativa deberá contar con nueve votos a favor.

La delegación estadounidense ha propuesto convocar una reunión del Consejo de Seguridad para este sábado en reacción a los dos lanzamientos de misiles balísticos realizados en julio.

El país asiático ensayó el día 28 de ese mes un nuevo misil balístico intercontinental, más poderoso y avanzado que el anterior y que, según las autoridades norcoreanas, tenía la capacidad de alcanzar cualquier punto del territorio estadounidense.

 

Estados Unidos respondió al desafío norcoreano desplegando dos bombarderos estratégicos B-1B en torno a la península de Corea en unas maniobras aéreas a las que se sumó Japón. Completó además su paquete de contramedidas realizando una prueba de su sistema de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD, por sus siglas en inglés) y aprobando nuevas sanciones a Pyongyang. La ley que las incluye, promulgada por el presidente de EE.UU., Donald Trump, castiga también a Irán y Rusia.

Corea del Norte reaccionó el viernes a la nueva tanda de sanciones de EE.UU. aseverando que la ley firmada por Trump es “una acción criminal” que anima a Pyongyang a seguir desarrollando su programa nuclear.

tmv/mla/msm/mkh