• Un grupo naval de la Marina estadounidense durante maniobras militares.
Publicada: domingo, 11 de junio de 2017 9:01
Actualizada: domingo, 11 de junio de 2017 12:28

Los avanzados portaaviones de Estados Unidos disponen de varios equipamientos que los hacen poderosos, pero existe una serie de armas que puede hundirlos.

El portal militar estadounidense National Interest, reveló en un informe publicado el sábado las cinco armas que harán obsoletos los sistemas de defensa de los portaaviones de la Marina de EE.UU., e incluso los hundirán.

Vehículos no tripulados acuáticos

Los submarinos supusieron la amenaza más mortífera para las naves de guerra durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). La amenaza de los submarinos no tripulados es aún mayor, pues pueden mantenerse indefinidamente en el fondo del mar.

Dotados con torpedos, los drones acuáticos podrían constituir un problema muy serio para los portaaviones.

Ciberataques

Los portaaviones funcionan con sistemas digitales complicados, que coordinan las acciones con otros buques de escolta y grupos aéreos. No obstante, los enlaces de esta red estarán bien protegidos.

Es probable que los enemigos intenten interrumpir estas conexiones y dañar el funcionamiento y la eficacia del sistema. La piratería informática contra las naves podría perturbar sistemas de comunicación del buque, haciendo más difícil que el portaaviones y sus aviones cumplieran su misión.

Vehículos aéreos no tripulados (dron)

Los drones de asalto, que cuentan con misiles de crucero, también resultan eficaces para hundir los barcos y portaaviones. Asimismo, son capaces de abrumar los radares de defensa aérea, ya que no necesitan preocuparse por la supervivencia de sus pilotos.

Estas aeronaves pueden aplicar distintas armas para dañar los portaaviones. “No hay nada más peligroso en el mundo que un robot con nada que perder”, sostuvo el medio.

Bombardeo orbital

Los portaaviones son medios gigantes incapaces de hacerse invisibles a los sensores de los aviones de guerra, un submarino o un destructor. Los sistemas de bombardeo orbital, valiéndose de informaciones procesadas por los satélites, pueden rastrear las bases aéreas flotantes y dañarlas.

No hay nada más peligroso en el mundo que un robot con nada que perder”, señala el portal National Interest.

 

Misiles supersónicos

Rusia, China y EE.UU. han dedicado especial atención a las armas supersónicas, que representan una amenaza para los misiles balísticos. A diferencia de los misiles balísticos, los hipersónicos pueden aproximarse a un objetivo desde una trayectoria en la que es extremadamente difícil repelerlos.

Esta arma combina los aspectos letales de los misiles balísticos y los de crucero, y con un solo impacto pueden causar ingentes daños a los portaaviones.

A finales de mayo, Rusia realizó cinco lanzamientos de misiles hipersónicos Zircon desde un caza. Este cohete puede volar entre 3800 y 4600 millas por hora —cinco o seis veces la velocidad del sonido—.

Por otra parte, ha habido informes que apuntan a que el Ejército estadounidense planea desarrollar un avión experimental hipersónico y secreto que funcionaría como un cohete.

mjs/ctl/msf

Comentarios