• Un buque militar estadounidense en el mar Negro.
Publicada: sábado, 18 de junio de 2016 0:03

EE.UU. pretende mantener su presencia militar en el mar Negro, pese a las advertencias de Rusia de que esta acción supone una amenaza a la seguridad regional.

Tenemos la intención de permanecer allí (…) la razón principal por la que estamos allí es para contener una posible agresión” por parte de Rusia, indicó el viernes el secretario de la Marina estadounidense, Ray Mabus, según recoge la agencia británica Reuters.

El militar explicó que la estancia de buques de guerra estadounidenses en el referido mar está regulada por la Convención de Montreux, según la cual, los buques militares de países que no pertenecen a la región del mar Negro no deben permanecer allí por más de 21 días.

Tenemos la intención de permanecer allí (…) la razón principal por la que estamos allí es para contener una posible agresión” por parte de Rusia, indicó el viernes el secretario de la Marina estadounidense, Ray Mabus.

Los pronunciamientos de Mabus vienen después de que Rusia criticara las intenciones de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y de EE.UU. de crear una fuerza permanente en el mar Negro.

Si se toma la decisión de crear una fuerza permanente, por supuesto, sería desestabilizador, porque esto no es un mar de la OTAN”, advirtió el director del Departamento de Cooperación Europea de la Cancillería de Rusia, Andrei Kelin, tras hacer saber de la entrada del estructor USS Porter en el citado mar.

Por otro lado, el embajador ruso ante la Alianza Atlántica, Alexander Grushko, denunció en la misma jornada del viernes las decisiones de la OTAN de aumentar su presencia militar y formar una especie de un grupo naval permanente con participación de sus miembros y de países socios que no son de esta región.

Además, atribuyó el riesgo de más desestabilización de la región al deseo de Washington de dominar aguas mediante buques de guerra dotados con el sistema Aegis y misiles de crucero guiados.

Las tensiones entre Rusia y la OTAN han aumentado después de que el bloque militar activó el 12 de mayo un escudo antimisiles, diseñado y financiado por EE.UU., en una base en Rumanía, pese a las advertencias y protestas de Rusia, que lo considera una amenaza para su seguridad nacional.

En respuesta a la creciente actividad de la OTAN en Europa del Este, Rusia anunció hace dos semanas el despliegue de dos brigadas adicionales de infantería mecanizada en sus fronteras occidentales, junto a Ucrania.

mjs/ctl/hnb