• El canciller de Arabia Saudí, Adel al-Yubeir.
Publicada: sábado, 16 de abril de 2016 17:23
Actualizada: martes, 28 de junio de 2016 4:32

Arabia Saudí advierte al Gobierno de EE.UU. de que retirará sus inversiones de ese país si el Congreso aprueba la ley que permitiría responsabilizarle de los atentados del 11 de septiembre, revela un informe.

Las autoridades saudíes han amenazado con vender miles de millones de dólares de activos si el Congreso estadounidenses aprueba un proyecto de ley que desclasificaría el papel del reino árabe en los ataques de 11-S de 2001, ha recogido este sábado el diario The New York Times.

En la actualidad, los congresistas debaten la necesidad de desclasificar el último capítulo —unas 28 páginas—del informe final del Senado sobre los atentados, donde figura una red de personas vinculadas con Arabia Saudí, que ayudaron a los futuros secuestradores a llegar a EE.UU.

Sin embargo, aparecen más pruebas, además de estas 28 páginas, de que los saudíes están vinculados con los atentados del 11 de septiembre”, dice el senador Bob Graham, uno de los responsables de la investigación del 11-S.

Como el rotativo apunta, la Administración del presidente de EE.UU., Barack Obama, ha presionado al Congreso para que bloquee la aprobación del proyecto y, además, la amenaza de Riad ha sido objeto de un intenso debate en las últimas semanas entre los legisladores y funcionarios del Departamento de Estado y el Pentágono.

El canciller de Arabia Saudí, Adel al-Yubeir, asegura la fuente, entregó personalmente el mensaje de su país durante el viaje del mes pasado a Washington, advirtiendo de la retirada de un total de 750 mil millones de dólares en valores del Tesoro u otros activos en EE.UU., antes de que sean inmovilizados por juzgados norteamericanos.

Aun cuando el Gobierno de Obama previene del efecto económico negativo que tendría dicha legislación para el país, los economistas estadounidenses se muestran escépticos ante la “amenaza saudí” y aseguran que una venta masiva de ese tipo sería difícil de realizar y terminaría paralizando la economía del régimen Wahabí, según el diario.

Aun cuando 15 de los 19 secuestrados participantes en los ataques contra las torres gemelas en Nueva York eran de nacionalidad saudí, las investigaciones anteriores siempre han fracasado al intentar establecer vínculos claros entre el país árabe y dichos individuos.

El último capítulo del citado informe, que es de suma importancia para esclarecer los orígenes de dichos atentados, fue clasificado por orden del expresidente estadounidense George W. Bush (2001-2009) para proteger las relaciones entre Washington y Riad.

“Sin embargo, aparecen más pruebas, además de estas 28 páginas, de que los saudíes están vinculados con los atentados del 11 de septiembre”, afirmó en su momento a la cadena estadounidense Fox News, el senador Bob Graham, uno de los responsables de la investigación del 11-S.

mpv/nii/

Commentarios