• El representante permanente de Irán ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Mayid Tajt Ravanchi.
Publicada: jueves, 22 de julio de 2021 6:07

Irán denuncia que la política provocativa de EE.UU. hacia Cuba viola las normas internacionales y debilita los principios de los derechos humanos y la democracia.

En declaraciones ofrecidas el miércoles durante la reunión extraordinaria de embajadores de los Estados miembros del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL), el representante permanente de Irán ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Mayid Tajt Ravanchi, rechazó la política hostil del Gobierno estadounidense contra Cuba y ratificó el apoyo de Irán a la mayor de las Antillas.

La República Islámica de Irán expresa su firme apoyo y solidaridad con el pueblo y Gobierno de Cuba en la lucha contra las acciones de Estados Unidos”, subrayó el diplomático persa y aseveró que el proceder estadounidense hacia la isla constituye una violación flagrante del derecho internacional.

Tajt Ravanchi condenó también la continuación de las medidas unilaterales que impone Estados Unidos a los miembros del Movimiento de Países No Alineados, violando incluso las normas internacionales y la Carta de las Naciones Unidas.

 

“A lo largo de las décadas, Estados Unidos ha impuesto una variedad de sanciones a algunos países del MNOAL, incluso en las trágicas circunstancias de la pandemia del nuevo coronavirus, y les ha causado estragos”, precisó el representante iraní.

Al respecto, explicó cómo Washington aceleró este proceso al aplicar severas sanciones comerciales, restricciones financieras, congelaciones de activos, prohibiciones de viaje, entre otras medidas coercitivas, destinadas a socavar la voluntad y la independencia de las naciones, y señaló que Irán es un claro ejemplo de esta política hostil de EE.UU. durante los últimos 40 años.

Tajt Ravanchi enfatizó la necesidad de encontrar mejores formas para contrarrestar la presión de Estados Unidos sobre otros e impedir que siga violando los derechos internacionales y las resoluciones de la ONU.

Cuba es blanco de un severo bloqueo financiero impuesto desde hace más de seis décadas por Estados Unidos. El 11 de julio, algunas ciudades de la isla fueron escenario de movilizaciones contra la compleja situación económica, resultada de la COVID-19 y el recrudecimiento del bloqueo estadounidense en su contra.

La Habana asegura que las protestas fueron planificadas y organizadas por los medios en todas sus formas, auspiciados desde EE.UU.

Hasta la fecha, en múltiples ocasiones, las autoridades cubanas han exigido el fin del bloqueo de EE.UU. contra Cuba y, en las 29 veces que ha solicitado ante la Asamblea General de Naciones Unidas (AGNU) una resolución contra esta medida de Washington, ha obtenido un apoyo abrumador de la comunidad internacional.

msm/ncl/hnb