• El canciller de Irán, Mohamad Yavad Zarif.
Publicada: miércoles, 14 de julio de 2021 15:44

En el sexto aniversario de la firma del PIAC, el canciller iraní aconseja a Biden que aprenda y deje la fallida política de la ‘máxima presión’ contra Irán.

El jefe de la Diplomacia persa, Mohamad Yavad Zarif, quien dirigió el equipo negociador persa en las duras y complicadas pláticas con las cinco potencias que llevaron finalmente a la suscripción, el 14 de julio de 2015, del acuerdo nuclear, ha vuelto a alabar este miércoles, vía Twitter, este importante logro democrático.

“Hoy hace 6 años, el PIAC resolvió un problema del Capítulo VII del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) sin recurrir a la guerra”, ha escrito Zarif en su cuenta oficial de Twitter, utilizando el acrónimo inglés del Plan Integral de Acción Conjunta, como se conoce oficialmente el pacto nuclear.

El alto diplomático persa ha señalado que el expresidente estadounidense Barack Obama (2009-2017) “se dio cuenta de que sus “sanciones paralizantes” no paralizarían a Irán o sus centrifugadoras. [Su sucesor Donald] Trump pensó ineptamente que la “máxima presión” lo haría. Nunca lo hará”, sentencia Zarif.

 

El canciller iraní, a continuación, ha publicado en la misma red social una tabla que compara el avance imparable del programa nuclear pacífico de Irán antes y después de la retirada unilateral de EE.UU. bajo Trump del PIAC en mayo de 2018 y la imposición de la ‘máxima presión’ contra el país persa.

Ha denunciado asimismo que “EE.UU. es adicto a las sanciones y es hora de que abandone este hábito”, al tiempo que ha instado al actual presidente estadounidense, Joe Biden, a “mirar de cerca estas cifras”.

Zarif ha hecho estas publicaciones en momentos en que Irán y los signatarios del PIAC celebran desde abril varias rondas de negociaciones en Viena (Austria) —en las que EE.UU. también participa de manera indirecta— a fin de revivir el acuerdo nuclear.

Irán ha dejado las puertas para el regreso de EE.UU. al pacto, si bien, asegura que no se sentará para siempre en la mesa de diálogos a la espera de que el país norteamericano levante las sanciones.

Teherán también rechaza cualquier concesión más allá del marco del acuerdo nuclear y enfatiza que, si EE.UU. levanta absolutamente todas las sanciones, volverá a cumplir sus obligaciones, algunas de las que redujo en respuesta a las violaciones de la contraparte.

ftm/ncl/hnb