• El jefe de la Diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, en una rueda de prensa en Bruselas, 20 de enero de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 2 de febrero de 2020 18:24
Actualizada: lunes, 3 de febrero de 2020 1:35

El jefe de la Diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, viajará este lunes 3 de febrero a Irán, en pleno ambiente tenso por el programa nuclear iraní.

“Vendrá mañana a Irán por primera vez desde que asumiera el cargo” el 1 de diciembre de 2019, ha anunciado este domingo el portavoz del Ministerio iraní de Asuntos Exteriores, Seyed Abás Musavi.

En su viaje, el alto representante para la Política Exterior de la UE se reunirá con varias autoridades del país persa, entre ellas el canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif.

La visita es de suma importancia, ya que se produce en un momento de gran tirantez debido a que los signatarios europeos del acuerdo nuclear con Irán (Francia, el Reino Unido y Alemania) no han cumplido sus compromisos en virtud del convenio, de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés).

 

En mayo de 2018, el Gobierno estadounidense, presidido por Donald Trump, se salió unilateralmente del tratado, suscrito en 2015 entre Irán y el Grupo 5+1 —formado entonces por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania—  y restableció todas las sanciones antiraníes que se habían levantado en virtud del mismo.

A pesar de ello, Teherán siguió cumpliendo sus promesas estipuladas en el pacto y en distintas ocasiones llamó a los europeos a salvar el PIAC y garantizar los intereses del país persa.

Sin embargo, debido a la inacción de Europa, la paciencia estratégica de Irán se agotó y en mayo de 2019 anunció la reducción gradual de sus compromisos bajo el convenio como medida de represalia y para que el E3 respetase sus obligaciones con Teherán. Irán ha reiterado que sus medidas se ajustan a los artículos 26 y 36 del acuerdo nuclear y volverá a implementar plenamente el pacto siempre y cuando los otros signatarios cumplan a cabalidad con su parte.

 

Hasta finales del pasado mes de diciembre, Irán dio cuatro pasos para reducir sus promesas y, el 5 de enero, Teherán anunció su decisión de eliminar todas las limitaciones para enriquecer uranio, dando así el quinto y último de sus pasos en el proceso de reducir sus compromisos nucleares.

Ante tal coyuntura, el E3 anunció el 14 de enero la activación del mecanismo de resolución de disputas en el marco del acuerdo nuclear, el cual podría conllevar el restablecimiento de las sanciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) que se levantaron tras la firma del mismo pacto.

En reacción, el ministro de Asuntos Exteriores de Irán anunció que, si Europa lleva el pacto nuclear al CSNU, el país se retirará del Tratado de No Proliferación (TNP) nuclear. No obstante, Teherán ha dejado en claro que eso no significa que la República Islámica busque tener armas nucleares.

ftn/anz/hnb