• Irán y Japón, decididos a profundizar sus vínculos bilaterales
Publicada: miércoles, 12 de junio de 2019 16:25
Actualizada: miércoles, 12 de junio de 2019 23:56

Irán y Japón abogan por estrechar sus lazos bilaterales de tipo político y económico, y por impulsar su cooperación en los ámbitos regional e internacional.

En una rueda de prensa conjunta en Teherán (capital persa) con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, el presidente de Irán, Hasan Rohani, ha celebrado hoy miércoles la larga historia de las relaciones bilaterales entre Tokio y Teherán, y ha señalado la determinación de ambas partes para reforzar esos lazos.

Rohani ha destacado que Japón quiere seguir comprando petróleo a la República Islámica, así como sus esfuerzos por resolver los problemas creados por los embargos de EE.UU. contra el crudo persa.

“El interés de Japón en continuar comprando petróleo a Irán, el mantenimiento del acuerdo nuclear y el arreglo de relaciones financieras, científicas y culturales entre los dos países pueden garantizar el desarrollo de los lazos (bilaterales)”, ha aseverado el mandatario.

Leer más: Japón retoma importaciones de crudo iraní pese a sanciones de EEUU

Acuerdo nuclear garantiza la seguridad de Oriente Medio

Rohani ha enfatizado la necesidad de implementar el acuerdo nuclear de 2015 entre Irán y el Grupo 5+1 (entonces integrado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania), y ha manifestado el interés de Teherán por salvaguardar el pacto nuclear.

“Irán seguirá comprometido con el acuerdo, que es importante para la seguridad de la región y del mundo”, ha agregado antes de alabar el apoyo de Japón al Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés), nombre del acuerdo, y manifestar su satisfacción por la comprensión de su huésped de la importancia que el pacto tiene para la región y el mundo.

Tanto Irán como Japón se oponen a las armas nucleares, ha proseguido el jefe del Ejecutivo persa, para luego decir que Japón siempre ha actuado de manera positiva para la seguridad y la paz en Oriente Medio.

El interés de Japón en continuar comprando petróleo a Irán, el mantenimiento del acuerdo nuclear y el arreglo de relaciones financieras, científicas y culturales entre los dos países pueden garantizar el desarrollo de los lazos (bilaterales)”, ha aseverado Hasan Rohani, presidente de Irán.

 

Irán dará una respuesta aplastante a cualquier agresión

Teherán, ha recalcado el presidente de Irán, no quiere una guerra, pero responderá de manera contundente a cualquier agresión en su contra. “Irán nunca iniciará una guerra, ni con EE.UU., pero dará una respuesta aplastante a cualquier agresión”, ha reiterado.

Sobre los puntos de coincidencia con las autoridades japonesas, Rohani ha indicado que ambos países aspiran a ver restaurada la paz en el oeste de Asia.

Las tensiones de la región tienen su raíz, a juicio del jefe del Ejecutivo persa, en la guerra económica de EE.UU. contra Irán. Una vez que esta se detenga, ha asegurado, tanto la región como el mundo experimentarán el desarrollo.

Leer más: La paz regional depende de tregua en guerra económica contra Irán

Por su parte, el primer ministro de Japón ha recordado que su viaje a Irán es el primero que hace un premier nipón en más de 40 años y ha alertado de que el estallido de una guerra no beneficiaría a nadie, por lo que ha recalcado que Tokio se esforzará por evitar tal escenario.

Ante este panorama, Abe ha expresado la disposición de Tokio a contribuir a la restauración de la paz en Oriente Medio.

El premier nipón ha valorado como bastante positiva la cooperación de Irán con la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), y ha manifestado su esperanza de que Teheran mantenga su compromiso con el acuerdo nuclear.

En la misma línea, tras considerar al Islam “la religión de la paz”, ha manifestado su respeto al Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, por emitir una fatwa (edicto religioso) que prohíbe el mantenimiento y uso de armas de destrucción masiva.

Abe está en la capital persa en una visita oficial de dos días de duración que finalizará el jueves, cuando tiene programado mantener un encuentro también con el Líder iraní.

La visita tiene lugar en plenas tensiones entre Irán y EE.UU., que aumentaron exponencial​​​​mente en el primer aniversario de la salida de Washington del acuerdo nuclear Teherán-G5+1, cuando Washington endureció sus sanciones a la venta del petróleo iraní e incrementó su presencia militar en el Golfo Pérsico.

Además de los embargos a Irán, el presidente de EE.UU., Donald Trump, ha impuesto sanciones a terceros países que hagan negocios con Irán, lo que podría afectar a Japón, muy dependiente del petróleo persa.

msm/mla/mnz/hnb

Comentarios