• El canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif (izda.), y su homólogo japonés, Taro Kono.
Publicada: viernes, 11 de mayo de 2018 18:30

El ministro de Exteriores de Japón, Taro Kono, asegura a su homólogo iraní, Mohamad Yavad Zarif, que su país seguirá respetando el acuerdo nuclear, independientemente de la decisión en sentido contrario adoptada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

En una conversación telefónica mantenida el jueves con Zarif, el canciller japonés reiteró una vez más el apoyo de su país al pacto nuclear establecido en 2015 entre Irán y el Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania).

El jefe de la Diplomacia japonesa ha insistido además en la importancia de la implementación del acuerdo nuclear, conocido oficialmente como Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés), tanto por parte de Irán como de las demás partes implicadas.

Por su parte, funcionarios japoneses han informado de que el canciller iraní ha transmitido a Taro las condiciones en las cuales la República Islámica mantendrá el pacto, si bien los detalles no se han hecho públicos.

 

A fin de abordar la salida unilateral de EE.UU. del acuerdo nuclear, que ha provocado un aluvión de rechazos y condenas en el mundo entero, Zarif tiene planeado visitar Moscú el próximo 14 de mayo para reunirse con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov. 

En reacción a la controvertida decisión del inquilino de la Casa Blanca de romper con el acuerdo Teherán-Sexteto, varias ciudades del país persa han sido este viernes escenario de marchas masivas, en las que se ha criticado “la naturaleza arrogante” de los líderes estadounidenses.

La salida de Washington del acuerdo internacional tiene lugar mientras la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) afirma que sigue de cerca los avances hechos en el marco del pacto y confirma que hasta el momento Irán ha cumplido sus obligaciones.

Teherán, a su vez, advierte de que si el pacto nuclear se destruye con el asalto de Washington, las condiciones no volverán en ningún caso al estado anterior al acuerdo, sino que se creará una nueva situación que “al final no beneficiará a EE.UU.”.

fmk/mla/ftn/alg