• Un cartel del líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, con la leyenda "Fidel, para siempre Fidel" pegado en una ventana en una calle de La Habana, capital de Cuba, 19 de marzo de 2016.
  • Un grupo de cubanos protesta contra la visita del presidente de EE.UU., Barack Obama, a su país, 20 de marzo de 2016.
Publicada: lunes, 28 de marzo de 2016 13:12

El líder la Revolución Cubana, Fidel Castro, ha afirmado que su país no necesita que el imperio le regale nada ni olvidará la invasión, el bloqueo y los daños que ha causado EE.UU. durante 60 años en la isla.

“No necesitamos que el imperio nos regale nada. Nuestros esfuerzos serán legales y pacíficos, porque es nuestro compromiso con la paz y la fraternidad de todos los seres humanos que vivimos en este planeta”, ha aseverado Castro en un artículo publicado este lunes en el portal Cuba Debate.

En su artículo titulado El hermano Obama, el expresidente cubano ha aludido al viaje del presidente norteamericano, Barack Obama, entre el 20 y 22 de marzo a Cuba donde recalcó: “Es hora ya de olvidarnos del pasado, dejemos el pasado, miremos el futuro, mirémoslo juntos, un futuro de esperanza. Y no va a ser fácil, va a haber retos, y a esos vamos a darle tiempo; pero mi estadía aquí me da más esperanzas de lo que podemos hacer juntos como amigos, como familia, como vecinos, juntos”.

No necesitamos que el imperio nos regale nada. Nuestros esfuerzos serán legales y pacíficos, porque es nuestro compromiso con la paz y la fraternidad de todos los seres humanos que vivimos en este planeta”, ha aseverado el líder la Revolución Cubana, Fidel Castro

Para el exmandatario cubano, se supone que cada uno de los isleños “corría el riesgo de un infarto al escuchar estas palabras del presidente de Estados Unidos”.

“Tras un bloqueo despiadado que ha durado ya casi 60 años, ¿y los que han muerto en los ataques mercenarios a barcos y puertos cubanos, un avión de línea repleto de pasajeros hecho estallar en pleno vuelo, invasiones mercenarias, múltiples actos de violencia y de fuerza?”, ha cuestionado, recordando el embargo impuesto por Washington en 1962 y su respaldo a acciones violentas contra el Gobierno cubano, como la invasión de Bahía de Cochinos en 1961.

Nadie, ha proseguido Castro, se haga la ilusión de que el pueblo de este noble y abnegado país renunciará a la gloria y los derechos, y a la riqueza espiritual que ha ganado con el desarrollo de la educación, la ciencia y la cultura.

La visita de Obama, el primer presidente de EE.UU. en funciones en pisar Cuba desde 1928, se enmarcó en las negociaciones que iniciaron Washington y La Habana tras los históricos anuncios hechos, el 17 de diciembre de 2014, por los presidentes de ambos países de querer normalizar y restablecer las relaciones bilaterales.

Sin embargo, Cuba ha denunciado en reiteradas ocasiones que a pesar de la reanudación de las relaciones bilaterales, todavía siguen vigentes las sanciones anticubanas, mientras han enfatizado que para el deshielo se exige el fin del embargo y el cierre del centro penitenciario de Guantánamo.

bhr/ctl/nal

Comentarios