• Seúl muestra cómo destruye misiles norcoreanos con F-35 de EEUU
Publicada: sábado, 14 de diciembre de 2019 14:12

Corea del Sur, en medio de una escalada de tensiones con su vecina del norte, publica un vídeo atacando sistemas de misiles norcoreanos con cazas F-35 de EE.UU.

El vídeo propagandístico, de unos cuatro minutos de duración, difundido este sábado por la Fuerza Aérea surcoreana, simula un ataque preventivo contra objetivos de su vecina del norte, entre ellos el misil balístico intercontinental Hwasong-14.

Al comienzo del clip, un avión no tripulado (dron) espía Global Hawk, de fabricación estadounidense, detecta actividad enemiga. A continuación, aviones de combate F-35, generados por computadora, y aeronaves surcoreanas lanzan ataques contra misiles Hwasong-14 y otros blancos norcoreanos marcados con estrellas rojas.

Además, el narrador del vídeo proclama que, en caso de un ataque preventivo contra el enemigo, “la victoria está garantizada bajo cualquier circunstancia”, según recoge la cadena surcoreana de televisión JTBC.

LEER MÁS: Corea del Norte: EEUU es un ladrón que extorsiona a Corea del Sur

 

Este vídeo se difunde el mismo día en el que Corea del Norte realizara un nuevo “test crucial” en la base de lanzamiento de Sohae, en el noroeste del país asiático, cuyo desmantelamiento acordaron el líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente de EE.UU., Donald Trump, en una reunión celebrada en Singapur el 12 de junio de 2018. 

En total, EE.UU. y Corea del Norte han celebrado tres cumbres y otras reuniones desde junio de 2018, que no han llegado a ningún resultado. Los norcoreanos acusan a Estados Unidos de que solo intenta ganar tiempo.

El Gobierno de Corea del Norte denuncia, a su vez, que las hostilidades de Washington y Seúl siguen y que, por tanto, “no tiene nada más que perder”.

Las tensiones en la península coreana crecen exponencialmente. Un informe publicado por el centro estadounidense de vigilancia 38 North alerta que un supuesto ataque nuclear de Pyongyang a Seúl, capital de Corea del Sur, y a Tokio, capital japonesa, dejaría unos 2,1 millones de muertos y 7,7 millones de heridos.

fmk/nii/