• Integrantes del Ejército de Corea del Norte durante un desfile militar.
Publicada: jueves, 25 de febrero de 2016 6:53
Actualizada: sábado, 11 de marzo de 2017 12:04

Un posible conflicto armado con Corea del Norte tendría una escala similar a la de la Segunda Guerra Mundial, advirtió el miércoles un alto mando estadounidense.

“Considerando el tamaño de las fuerzas y los armamentos implicados, este conflicto sería parecido a la Guerra de Corea y la II Guerra Mundial”, dijo el comandante de las Fuerzas de EE.UU. en Corea del Sur (USFK, por sus siglas en inglés), el general Curtis Scaparrotti, durante su comparecencia ante el Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

Según Scaparrotti, la compleja coyuntura actual y las graves diferencias entre Pyongyang y Seúl suponen otros factores que aumentan los riesgos de un conflicto armado que podría resultar en la destrucción de gran parte de ambas Coreas.

Considerando el tamaño de las fuerzas y los armamentos implicados, este conflicto seria parecido a la Guerra de Corea y la II Guerra Mundial”, dijo el comandante de las Fuerzas de EE.UU. en Corea del Sur (USFK, por sus siglas en inglés), el general Curtis Scaparrotti

Aseguró también que una eventual guerra en la península coreana dejaría cientos de miles de muertos dada la cercanía de las dos naciones y el hecho de que tanto Pyongyang como Seúl disponen de misiles balísticos y artillería móvil, así como de equipos militares que, además, provocarían enormes daños a las infraestructuras.

Por otra parte, el general Scaparrotti anunció que las autoridades estadounidenses y surcoreanas se reunirán en la próxima semana para decidir en qué lugares de Corea del Sur desplegarán los sistemas de Defensa del Área de Gran Altitud Terminal (THAAD, por sus siglas en inglés).

Sobre este asunto, el uniformado estadounidense, recordando la situación y las tensiones, urgió a Seúl a permitir el rápido despliegue de los THAAD para estar preparado en caso de un conflicto a gran escala con su vecino del norte.

 A raíz del lanzamiento de un cohete de largo alance por Pyongyang, hecho que desencadenó muchas críticas, Washington y Seúl decidieron poner en marcha negociaciones sobre la instalación del THAAD.

Esta medida, no solo ha provocado el rechazo del Gobierno del líder norcoreano, Kim Jong-un — que sostiene que su programa nuclear tiene carácter disuasivo ante posibles agresiones de Seúl y Washington y sus maniobras militares conjuntas—, sino también preocupa a países de la región como China, pues la considera una amenaza para su seguridad.

hgn/ncl/msf