• Los científicos detectan la materia perdida del universo gracias al análisis de ráfagas de radio detectadas por un radiotelescopio australiano.
Publicada: lunes, 1 de junio de 2020 9:31
Actualizada: lunes, 1 de junio de 2020 17:58

Un grupo de investigadores australianos descubre materia perdida del universo, resolviendo uno de los misterios más antiguos de la ciencia.

La materia perdida está compuesta por átomos, protones y electrones, los mismos elementos que dan forma a las estrellas y planetas. Sin embargo, no debe ser confundida con la antimateria o materia oscura.

Las investigaciones para hallar la materia perdida del universo comenzaron hace unos 30 años y, desde entonces, los esfuerzos por descubrir ese misterio no han sido nada fáciles, ya que la utilización de telescopios y técnicas tradicionales no era suficiente.

Los científicos han tenido que recurrir a ráfagas de radio para estudiar las ondas provenientes de las galaxias distantes.

 

Jean-Pierre Macquart, investigador de la Universidad de Curtin, del Centro Internacional de Investigación de Radioastronomía (ICRAR, por sus siglas en inglés) de Australia, y coautor del estudio asegura que gracias a las mediciones del Big Bang —el punto inicial en el que se formó la materia, el espacio y el tiempo— se pudo calcular cuánta materia ordinaria había al comienzo del universo, pero que al ver el universo actual no se pudo identificar ni la mitad de la que debería estar.

El espacio intergaláctico es muy escaso —señala—, la materia faltante era equivalente a solo uno o dos átomos en una habitación del tamaño de una oficina promedio”, agregó Macquart.

El descubrimiento fue realizado gracias al radiotelescopio Askap del Observatorio de Radioastronomía de Murchison (Australia), que fue capaz de detectar destellos de energía.

El radiotelescopio Askap “permite determinar la ubicación de la ráfaga de radio rápida al ancho de un cabello humano a 200 metros de distancia”, explicó Keith Bannister, de ICRAR.

La distancia a la que se emitieron esas ráfagas, comprobada por telescopios, y el retraso de las diferentes longitudes de onda sirvieron para detectar la densidad de la materia perdida del universo. Para lograrlo, los científicos analizaron el recorrido de seis estallidos a través del espacio y analizaron los datos.

ftm/mjs/nii/