• El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, en una sesión informativa en Pekín, la capital.
Publicada: lunes, 26 de octubre de 2020 10:58

China sancionará a la unidad de defensa de las empresas estadounidenses Boeing Co., Lockheed Martin Corp. y Raytheon Technologies Corp. por vender armas a Taiwán.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, ha anunciado este lunes que los grandes fabricantes de armas estadounidenses Lockheed Martin, Boeing Defense y Raytheon entrarán en su lista negra, y que las sanciones que se les impondrán tiene como objetivo “defender los intereses nacionales”.

La medida, explica Zhao Lijian, es una respuesta a las ventas de tres tipos de sistemas de armas a Taiwán por un valor de 1800 millones de dólares, y que incluyen sensores, misiles y artillería, según recoge un comunicado enviado el miércoles por el Departamento de Defensa estadounidense (el Pentágono) al Congreso.

 

Hace dos meses, EE.UU. suscribió un acuerdo de venta con Taiwán de 66 nuevos modelos de aviones F-16 Block 70 de Lockheed, y mientras las tensiones entre EE.UU. y China siguen aumentando antes de las elecciones presidenciales de 3 de noviembre en EE.UU.

El jueves, Lijian advirtió a Washington de que la venta de armas a Taiwán tendrá un “gran impacto” en las relaciones bilaterales, ya que la medida de EE.UU. viola “gravemente” los asuntos internos de China. “Pekín dará la respuesta necesaria y adecuada a medida que se desarrolle la situación”, dijo.

En julio, el gigante asiático anunció embargos a la fabricante de armas estadounidense Lockheed Martin, en respuesta a las ventas a Taiwán y pidió a las autoridades de la Casa Blanca que pusieran fin a las ventas de armas a Taiwán para “evitar dañar aún más los lazos chino-estadounidenses, y la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán”.

Pekín considera a Taiwán parte de su territorio. La isla no es reconocida como un Estado independiente por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ni por la mayoría de los países del mundo, incluido EE.UU. Sin embargo, Washington ha cuestionado el principio de una sola China al aumentar los contactos diplomáticos con Taiwán e intensificar sus cooperaciones militares con la isla, convirtiéndose en su principal proveedor de armas.

nsr/mkh/nii/