• La sede del Ministerio de Comercio de China ubicada en Pekín, capital china.
Publicada: martes, 29 de mayo de 2018 23:20

China denuncia que la declaración sobre las medidas comerciales anunciadas por EE.UU. contradice los acuerdos entre Pekín y Washington suscritos recientemente.

“Estamos sorprendidos por la declaración sobre estos planes publicada por la Casa Blanca, aunque lo esperábamos, esto contradice fundamentalmente el consenso entre las dos partes alcanzado recientemente en Washington”, recoge un comunicado del Ministerio de Comercio de China emitido la noche del martes.

La reacción china se produce después de que Estados Unidos informara el mismo martes de sus planes para aplicar aranceles del 25 % sobre los productos tecnológicos importados desde China.

La nota ministerial agrega que no importa qué medidas tome EE.UU., pues China está decidida a defender los intereses fundamentales del Estado y del pueblo chinos contra cualquier agravio estadounidense.

Estamos sorprendidos por la declaración sobre estos planes publicada por la Casa Blanca, aunque lo esperábamos, esto contradice fundamentalmente el consenso entre las dos partes alcanzado recientemente en Washington”, reza un comunicado del Ministerio de Comercio de China en referencia a la anunciada imposición de tarifas arancelarias estadounidenses a productos tecnológicos chinos.

 

De hecho, el texto recalca que Pekín tiene confianza, capacidad y experiencia más que suficientes para defender estos intereses nacionales.

Para concluir, la cartera comercial china insta a EE.UU. a actuar en el espíritu de la declaración conjunta alcanzada el pasado 20 de mayo, cuando el secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, confirmó la suspensión de la imposición mutua de aranceles en el comercio con el gigante asiático.

En aquel momento, los dos países acordaron reducir el déficit comercial estadounidense estimado en 375 000 millones de dólares e incrementar las compras chinas de servicios y mercancías de EE.UU.

La guerra tarifaría entre estas dos potencias comenzó cuando el presidente de EE.UU., Donald Trump, ordenó la imposición de aranceles del 25 % a las importaciones chinas, es decir, unos 60 000 millones de dólares. Una medida considerada contraproducente por Pekín por estimar que podría abrir la caja de Pandora y crear un mal precedente a nivel global que provocaría un efecto dominó en la esfera económica internacional.

krd/hnb/nii/

Comentarios