• El presidente de EE.UU., Donald Trump, en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles, 14 de marzo de 2018.
Publicada: miércoles, 14 de marzo de 2018 22:18
Actualizada: domingo, 25 de marzo de 2018 19:41

En medio del revuelo que se ha levantado por lo que muchos han considerado una declaración de ‘guerra comercial’, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está tratando de imponer aranceles por 60.000 millones de dólares a las importaciones de China y apunta a los sectores de la tecnología y las telecomunicaciones.

Varias fuentes, que discutieron el asunto con la Casa Blanca, han asegurado que si bien los aranceles se destinarían principalmente a la tecnología, la electrónica de consumo, las telecomunicaciones y la propiedad intelectual, estos podrían ser mucho más amplios y la lista podría llegar a los 100 productos, conforme indica este miércoles la agencia británica de noticias Reuters.

Otra fuente con conocimiento directo del razonamiento del Gobierno estadounidense ha explicado que los aranceles tienen que ver con unas investigaciones iniciadas en agosto del año pasado para determinar si las políticas comerciales de China perjudican a los inversores o a las compañías estadounidenses en cuanto a la propiedad intelectual, y que estos podrían anunciarse en un futuro “muy próximo”.

Aunque la Casa Blanca en un principio ha rechazado comentar la cantidad o el momento en el que se aplicarán estos aranceles, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China ha advertido de que tales medidas no quedarán sin respuesta.

Si EE.UU. toma medidas que dañen los intereses de China, China tendrá que tomar medidas para proteger firmemente sus derechos legítimos”, advierte el portavoz del Ministerio chino de Exteriores, Lu Kang.

 

“Si EE.UU. toma medidas que dañen los intereses de China, China tendrá que tomar medidas para proteger firmemente sus derechos legítimos”, ha advertido el portavoz de la citada Cartera, Lu Kang.

El funcionario chino de Exteriores ha subrayado que las relaciones comerciales entre China y EE.UU. no deberían ser un juego de suma cero, y que los dos países deberían usar medios “constructivos” para manejar la tensión.

El portal de noticias Politico había informado poco antes de que la oficina del representante de Comercio de EE.UU. le presentó, la semana pasada, a Trump un paquete de 30.000 millones de dólares en aranceles, pero el mandatario estadounidense les dijo a los asistentes a la cita que no era lo suficientemente elevado.

Desde que Trump empezara su mandato, ha tomado medidas polémicas para cumplir su promesa de proteger a los trabajadores estadounidenses de las importaciones. Ante actos como el abandono del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA, por sus siglas en inglés) o el reciente anuncio de aranceles al acero y el aluminio procedentes de la Unión Europea (UE), los países afectados han anunciado represalias o expresado su enojo al respecto.

snr/anz/ask/rba

Comentarios