Publicada: domingo, 27 de junio de 2021 11:26
Actualizada: lunes, 28 de junio de 2021 5:50

Hace unos días, la presidenta del Comité Interparlamentario chileno-israelí trató de convencer a los chilenos del peligro de oponerse a los crímenes de Israel.

Hace unos días, la presidenta del Comité Interparlamentario chileno-israelí, la diputada ultraderechista María José Hoffman, acompañada del demócrata-cristiano, entusiasta representante del lobby sionista en Chile, Gabriel Silber, trató de convencer a los chilenos del peligro que representa para el país oponerse a los crímenes del régimen israelí, si se promueve el boicot contra su política de ocupación y colonización de Palestina.

Este grupo de amigos del sionismo han sido calificados por la embajadora de Israel en Chile, la funcionaria de padres alemanes nacida en Argentina, Marina Rosenberg, de “Bancada por la Paz”. Un grupo que ha visitado en varias ocasiones los territorios de la Palestina Histórica ocupada y suelen ser apoyados, como recompensa por su apoyo a Israel, en sus campañas políticas, incluso reconociendo a algunos de ellos, como sucedió con el ex diputado PPD Ramón Farias como “Hijo de la Luz”. Son estos personajes los que han atacado la propuesta de sus colegas del grupo interparlamentario chileno-palestino. La bancada de la paz es en realidad un grupo de congresistas pro política militarista del régimen israelí y que con esa postura se han convertido en cómplices de los crímenes de esta entidad. Esta bancada tiene de paz lo mismo que Benjamín Netanyahu de honesto.

 

El proyecto presentado por el grupo interparlamentario chileno-palestino busca sancionar la importación de bienes y servicios provenientes de territorios, que sean considerados asentamientos ilegales en territorios ocupados, considerando dicho comercio como contrabando. Ello, en el plano del derecho internacional constituyen crímenes de guerra en virtud del IV Convenio de Ginebra, en su apartado sobre territorios ocupados. La proposición de este grupo de apoyo a Palestina no resulta ajena, a las propias opiniones emitidas por organismos internacionales, como Human Rights Watch, que señala la necesidad de actuar frente a la política del régimen sionista contra Palestina y sobre todo respecto a la “ocupación abusiva que impone Israel sobre la población palestina”. HRW recomendó a los miembros de la ONU, adoptar medidas concretas, verificables para poner fin a la comisión de estos crímenes, examinando acuerdos, planes de cooperación y toda forma de comercio y diplomacia con Israel, para detectar así aquellas que contribuyan directamente a la comisión de los crímenes. Para HRW, las prácticas abusivas de Israel constituyen crímenes de apartheid y persecución1.

El Crónico Victimismo

Desde el sionismo criollo, la voz del ex presidente de la comunidad judía Gabriel Zaliasnik sacó a la luz el usual victimismo, que anima a algunos miembros de este grupo, al señalar al medio derechista El Libero que “con mucha ignorancia, se pretende promover el boicot a productos israelíes a través de proyectos de ley, con todas las consecuencias que esto traería para Chile de prosperar algo de ese tipo”2. Como no podía faltar la clásica referencia al nacionalsocialismo, Zaliasnik complementó su augurio de problemas para Chile con su afirmación que “Esto es mucho más grave, más que un proyecto de ley es derechamente volver a los estereotipos del nazismo. En términos que ocupaban los nazis, ellos hablaban de Judenfrei, que es como territorio libre de judíos y probablemente lo que están haciendo insensatamente muchos parlamentarios aleonados por el lobby palestino y por Daniel Jadue es, de una u otra manera, generar condiciones de vida miserables para una comunidad como la judía de Chile, que lleva más de 115 años de aporte organizado a nuestro país”.

La pregunta que surge es, además de evidente, demostrativa respecto a dilucidar a quien sirven finalmente aquellos chilenos ideológicamente sionistas ¿Por qué Zaliasnik habla de generar condiciones de vida miserable para la comunidad judía de Chile, que es un grupo de hombres y mujeres de nacionalidad chilena, que habitan en el territorio nacional, y que nos dice este dirigente sionista que quedarán en la miseria? Pregunto esto porque la medida pensada por el proyecto presentado por los parlamentarios contra la usurpación de las riquezas palestinas va destinada al régimen israelí no a la comunidad criolla de creencia judía.  ¿O acaso Zaliasnik siente que exigir respeto a los derechos humanos a Israel, que no asesinen más hombres, mujeres, entre ellos niños, se está forzando o atacando a los chilenos de ideología sionista en Chile.

La histeria y desfachatez comenzó a mover sus brazos en todas direcciones. Los llamados de amenazas y chantajes contra Chile han venido desde el régimen israelí y desde Estados Unidos, en este último país “El Comité Judío Estadounidense (AJC por sus siglas en inglés) está profundamente preocupado por una iniciativa de la Cámara de Diputados de Chile que busca boicotear a Israel. Esta legislación presenta un peligro para la comunidad judía local y para Chile e Israel”3. Clarísimo, la comunidad local sionista es diferenciada del resto de la sociedad y nos amenazan, seguramente de la forma en que el lobby sionista suele hacerlo: en organismos financieros internacionales y los medios de desinformación que controlan, de tal forma de generar una narrativa que favorezca el victimismo que tantos réditos otorga al sionismo.

Centro Simon Wisenthal: Ampliando el negocio

Por su parte el denominado Centro Simon Wiesenthal acusó al Parlamento chileno ante la Unión Interparlamentaria (UIP) de avanzar “hacia las leyes de Núremberg” y de “legalizar el antisemitismo” con el proyecto de impedir que Israel siga expoliando los recursos palestinos y violando leyes internacionales. Un nicho de trabajo nuevo para este centro que nació para documentar las víctimas del holocausto y llevar registros de los criminales de guerra nazis y sus respectivas actividades. Pero, al encontrarse cada día con menos espacio laboral, concentra ahora sus actividades en perseguir a todo aquel que denuncia al sionismo – de manera tal de no perder los multimillonarios fondos que acceden a este centro, que cual ranking de la revista Forbes suele publicar los nombres de los más antisemitas del mundo. Una muestra de la interesada relación que el sionismo quiere ejecutar entre sionismo, semitismo y judaísmo.

El Centro Simon Wiesenthal adiciona a sus críticas a los parlamentarios chilenos, una serie de acusaciones contra el candidato presidencial Daniel Jadue (a quien definió en diciembre del año 2020 como uno de los diez mayores antisemitas del mundo) imputación de profunda ignorancia y que además comprueba la estrecha alianza con la derecha y el sionismo chileno pues Jadue, descendiente de palestinos, es el único que puede exhibir el carácter de origen semita con relación a estadounidenses, chilenos o israelíes de creencia judía, cuyo origen está muy lejos de ser semita y son en forma estricta, colonos ocupantes de un territorio que no les pertenece. A menos que creamos en mitos fundacionales y la existencia de dioses que eligen pueblos por sobre otros y los proveen de la idea y promesas de una tierra por definir. Y digo esto pues en sus inicios el movimiento sionista pensó en Uganda, Madagascar, la Patagonia, para decidirse por Palestina, con el concurso interesado del otrora imperio británico de servir de punta de lanza de los afanes de dominio de la corona británica en Asia Occidental, explicitado en la llamada Declaración Balfour4 en el tercer lustro del siglo XX.  

Las acusaciones no se quedaron sólo en Jadue sino que también sindican como su aliado y blanco de críticas al presidente de la comunidad palestina de Chile, Maurice Khamis, nacido en Beit Jala y uno de los referentes en visibilizar en Chile, la responsabilidad de Israel en los crímenes contra el pueblo palestino. El Centro Simon Wiesenthal ha cruzado líneas que no había rebasado con relación a la numerosa comunidad palestina en Chile (la más grande fuera de Asia Occidental) e incluso con aquellos millones de chilenos que solidarizan con su causa. Este centro de difusión de la ideología sionista habla y critica a lo que denomina un “Bloque pro-Jadue”5 que está impulsando decisiones de no importar productos de los territorios ocupados, impulsar el movimiento BDS: Boicot, Desinversión y Sanciones, que para el CSW está inspirado “en el no compre judío” de la Alemania nazi.

Una atrevida inculpación, si consideramos que el papel de victimario, opresor, ocupante y colonizador lo cumple precisamente Israel contra el pueblo palestino y su territorio. Usando para ello técnicas y programas a la usanza de los victimarios de ciudadanos europeos de creencia judía, en los años de la Segunda Guerra Mundial. Tal vez, el Centro Simon Wiesenthal confunde el nazismo con el nacionalsionismo y ello lo hace ver peligros donde simplemente está el deber de hacer cumplir el derecho internacional, la Carta de las Naciones Unidas, las resoluciones emanadas de su consejo de seguridad y asamblea general, el IV Convenio de Ginebra y las disposiciones de los organismos de derechos humanos, que sindican a Israel como violador de los derechos humanos del pueblo palestino y a sus dirigentes como criminales de guerra y crímenes de lesa humanidad.

La lucha sostenida del pueblo palestino y la expulsión definitiva de todos aquellos que ocupan y colonizan su tierra, será, más temprano que tarde, una realidad. Eso lo sabe Naftali Bennett, el actual jerarca sionista. Lo tiene muy claro el ejército invasor, el AIPAC en Estados Unidos (AIPAC: Comité de Asuntos Público estadounidense-israelí), el Centro Simon Wisenthal y los grupos sionistas en Francia y Gran Bretaña. Como también la comunidad judía en Chile, obsequioso y servil de los intereses israelíes. Lo tienen claro los gobiernos y monarquías corruptas, que ajena al sentir de sus pueblos normalizan relaciones con una entidad criminal. Todos y cada uno de ellos caerá al basurero de la historia, allí donde van tanto asesinos como infames.

Recuerden, Palestina está “permanentemente, en la mente y corazón de nuestros pueblos, es un nombre que nos estremece y eso es más fuerte que cualquier bala o bomba sionista”6 e incluso las opiniones de centros pro-sionistas que usufructúan del sufrimiento en beneficio no de familiares de víctimas de los crímenes del nacionalsocialismo sino que fortalecer al régimen sionista y su política victimaria. En pleno siglo XXI nuestras sociedades ya se amedrentan con relación a las amenazas ni ante el lenguaje sibilino del sionismo israelí y sus aliados criollos.

Pablo Jofré Leal

Artículo cedido por www.segundopaso.es

 

  1. https://www.hrw.org/es/news/2021/04/27/las-practicas-abusivas-de-israel-constituyen-crimenes-de-apartheid-y-persecucion
  2. https://ellibero.cl/actualidad/zaliasnik-jadue-reconoce-haber-participado-de-un-grupo-catalogado-como-terrorista/?mc_cid=b4eab248fd&mc_eid=54a6a9820c
  3. https://www.eldinamo.cl/mundo/2021/06/03/comunidad-judia-en-ee-uu-preocupada-por-proyecto-de-boicot-a-israel-de-diputados-chilenos/
  4. Una Declaración propia de mentalidades y prácticas imperiales, que prometía algo (la tierra palestina para conformar un hogar nacional judío) que los ingleses no poseían y a la cual no tenían derecho bajo ninguna ley internacional. En ella se solicitó, al multimillonario Rothschild, el encargo de transmitir el apoyo imperial al sionismo “Estimado Lord Rothschild. Tengo el placer de dirigirle, en nombre del Gobierno de Su Majestad, la siguiente declaración de simpatía hacia las aspiraciones de los judíos sionistas, que ha sido sometida al Gabinete y aprobada por él. El Gobierno de Su Majestad contempla favorablemente el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío y hará uso de sus mejores esfuerzos para facilitar la realización de este objetivo, quedando bien entendido que no se hará nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina ni los derechos y el estatuto político de que gocen los judíos en cualquier otro país.  Le quedaré agradecido si pudiera poner esta declaración en conocimiento de la Federación Sionista. Sinceramente suyo, Arthur James Balfour».
  5. https://www.biobiochile.cl/noticias/nacional/chile/2021/06/04/centro-simon-wiesenthal-acusa-a-congreso-chileno-de-avanzar-hacia-leyes-racistas-y-antisemitas.shtml
  6. https://segundopaso.es/news/1122/Palestina-Un-Nombre-Que-Nos-Estremece