• El candidato a la presidencia brasileña, Fernando Haddad, habla tras conocerse los resultados electorales, Sao Paulo, 7 de octubre de 2018. (Foto:AFP)
Publicada: lunes, 8 de octubre de 2018 0:41
Actualizada: lunes, 8 de octubre de 2018 2:34

El candidato de izquierda a la presidencia brasileña, Fernando Haddad, considera los resultados de los comicios un desafío para la democracia de Brasil.

“Estos resultados son un desafío porque nos hacen ver los riesgos que corre la democracia en Brasil, nosotros queremos unir a los demócratas y a quienes se preocupan por los más pobres, es necesario alcanzar la justicia social”, ha enfatizado este domingo Haddad en primeras declaraciones tras la jornada electoral.

Según los resultados oficiales, Haddad (29,2 %) y el ultraderechista Jair Bolsonaro (46,1 %) competirán en segunda vuelta el 28 de octubre por ser los dos aspirantes más votados entre los 13 candidatos de estos comicios, pero que no pudieron alcanzar el 50 más uno de los sufragios. 

Desde 1989 las elecciones presidenciales de Brasil, “siempre hemos ido a segunda vuelta” y el Partido de los Trabajadores (PT) “siempre ha estado en segundo lugar” y “enfrentaremos ahora respetuosamente esta lucha electoral. Nuestras armas serán los argumentos”, ha asegurado.

Estos resultados son un desafío porque nos hacen ver los riesgos que corre la democracia en Brasil, nosotros queremos unir a los demócratas y a quienes se preocupan por los más pobres, es necesario alcanzar la justicia social”, señala el candidato a la presidencia brasileña, el izquierdista Fernando Haddad.

 

A continuación, el candidato del PT ha prometido luchar por “un Brasil con democracia y justicia social” y ha señalado que desde este lunes comenzarán la campaña de cara a la segunda vuelta. “Creemos que hay muchas cosas en juego”, apunta. 

“Queremos unir a los demócratas de Brasil. Queremos un proyecto amplio para Brasil, profundamente democrático, que busque de forma incansable la justicia social”, ha remarcado Haddad, tras agradecer el “liderazgo” de su mentor, el encarcelado expresidente Luiz Inacio Lula da Silva.

Este domingo, más de 147,3 millones de brasileños han sido convocados a las urnas para elegir a un presidente, 513 miembros de la Cámara de Diputados y dos tercios de del Senado de Brasil, país en el que el sufragio es obligatorio para quienes tienen entre 18 y 70 años.

Ahora, Haddad, de 55 años, debe preparase para enfrentarse cara a cara con Bolsonaro, un excapitán del Ejército de 63 años que elogia las dictaduras y promete una brutal represión contra el crimen y la corrupción. Bolsonaro trepó en los sondeos en la última semana montado en una ola de antipatía hacia el PT de Haddad.

zss/ncl/lvs/hnb

Comentarios