• Lula seguirá en cárcel tras conflicto judicial por su libertad
Publicada: lunes, 9 de julio de 2018 0:01
Actualizada: lunes, 9 de julio de 2018 8:19

Un juez de segunda instancia bloquea la orden de otro juez para liberar a Lula, lo que supone una intensa batalla de decisiones judiciales sobre el expresidente.

“Determino que la autoridad coautora” de la orden y la Policía Federal “se abstengan de practicar cualquier acto que modifique la decisión colegiada” del tribunal, ha anunciado este domingo el juez João Pedro Gebran Neto, encargado de los casos de la Operación Lava Jato en el Tribunal Regional Federal de la 4.ª Región (TRF-4).

Con esa decisión, el juez de guardia de esa corte de apelaciones, ha expedido la orden de su colega el juez Rogério Favreto, tomada el mismo domingo, quien había acogido el habeas corpus, presentado el viernes, para poner en libertad con carácter de urgencia al expresidente brasileño Luis Inácio Lula da Silva (2003-2011).

Gebran Neto ha criticado las “numerosas inconsistencias técnicas” de la decisión de Favreto, subrayando que el tema ya fue “superado” en innumerables oportunidades.

No obstante, Favreto ha resaltado que el encarcelamiento de Lula, “ilegal e inconstitucional”, no podía restringir los derechos políticos ni los “actos inherentes a la condición de precandidato” del exmandatario.

 

Por su parte, el juez de primera instancia Sergio Moro, el que condenó a Lula en julio de 2017, ha afirmado tras la orden que Favreto carecía de competencia para ordenar la liberación y pidió formalmente al juez Neto que tomara cartas en el asunto para “revocar” la medida.

Lula, que ya cumple tres meses preso en la cárcel de Curitiba (estado brasileño de Paraná), sigue en la prisión desde el 7 de abril para cumplir una condena de 12 años y un mes por supuesta corrupción, hecho que no ha podido ser comprobado.

A este respecto, el exmandatario, aun el más favorito de cara a las elecciones presidenciales de octubre, dice que es víctima de una “masacre” mediática que, según sus partidarios, busca impedir que se presente a los comicios.

Por otro lado, el Partido de los Trabajadores (PT), liderado por Lula, ha indicado este domingo que la liberación de su líder sería la liberación de Brasil, demostrando que el sistema judicial del país suramericano “está al servicio de intereses políticos y económicos”.

mtk/rha/mkh/alg