• El presidente de Bolivia, Evo Morales, en una rueda de prensa en La Paz (la capital del país), 31 de octubre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 1 de noviembre de 2019 15:49

El presidente de Bolivia, Evo Morales, explica que rechaza la anulación de las elecciones, como pide la oposición, porque sería desconocer el voto del pueblo.

“En Bolivia se respeta la Constitución y no hay ningún artículo que diga que se anula las elecciones”, remarcó el jueves el mandatario en una entrevista con la radio local Panamericana.

De esta forma Morales contestaba al Comité Nacional en Defensa de la Democracia (Conade) que exige la anulación de los comicios en rechazo a la auditoría integral al proceso, acordado entre el Gobierno boliviano y la Organización de Estados Americanos (OEA).

Morales insistió en que ignorar los sufragios emitidos el pasado 20 de octubre significaría “desconocer el voto” de los bolivianos, por lo que pidió a la oposición propuestas viables enmarcadas en la Constitución Política del Estado.

Conforme al cómputo oficial de las elecciones del 20 de octubre, Morales ganó con el 47,08 por ciento de los votos válidos y una diferencia de 10,5 puntos respecto a otro candidato, el de Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, con lo cual el presidente boliviano fue reelegido en primera vuelta, quedando descartada una segunda ronda.

LEER MÁS: Tribunal Supremo Electoral de Bolivia da por reelecto a Evo Morales

En Bolivia se respeta la Constitución y no hay ningún artículo que diga que se anula las elecciones”, afirma el presidente boliviano, Evo Morales, respecto al pedido de la oposición para anular las elecciones. 

 

“No sé de dónde se inventan, basado en qué norma se lanzan a anular las elecciones, ahora si es como en tiempos de la dictadura, es otro tema, que el pueblo reflexione”, añadió Morales.

El jueves la OEA inició la auditoría de las presidenciales con el fin de transparentar el proceso y descartar las denuncias de la oposición que rechazan el resultado a favor de Morales y apuntan a un supuesto fraude.

Tras las elecciones del pasado 20 de octubre, Mesa pidió “protestas permanentes” hasta que se confirme la segunda vuelta de las elecciones. Desde entonces, distintos rincones en el país suramericano han sido escenario de protestas violentas en rechazo a lo que consideran una manipulación de los comicios.

El miércoles, el líder del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS) dijo que Bolivia está enfrentando un golpe de Estado, impulsado por la oposición, que ha llamado a masivas protestas y acciones como cercar la sede del Gobierno.

LEER MÁS: Morales alerta de planes de oposición para cercar sede de gobierno

mag/ncl/alg/hnb